Manuel Herrera, La Nación (Argentina/GDA). 20 abril
Roman Polanski demandó a la Academia de Hollywood y pide su reincorporación. Fotografía: AP Photo/Michael Probst.
Roman Polanski demandó a la Academia de Hollywood y pide su reincorporación. Fotografía: AP Photo/Michael Probst.

El director de cine Roman Polanski demandó a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood con la exigencia de ser reincorporado luego de su expulsión, en mayo del año pasado.

A raíz de la ola de denuncias que surgieron contra Harvey Weinstein, la Academia adoptó un estricto código de conductas y garantizó que no tendría miembros que cargaran con denuncias por abuso o acoso sexual.

De esa manera se informó la inmediata desvinculación del mencionado Weinstein, de Bill Cosby y de Polanski, a través de un comunicado en el que decían alentar “normas éticas que requieren que los miembros defiendan los valores de la Academia de respeto por la dignidad humana”.

A diferencia de los otros expulsados, el autor de El bebé de Rosemary manifestó su malestar ante esa decisión y, por ende, la apeló. Según reveló el sitio TMZ, la demanda considera que la institución no siguió el protocolo correspondiente para desvincularlo, y en los documentos se expresa: “Se supone que la Academia debe otorgar una notificación razonable ante cualquier acción adversa que se ejecutara contra uno de sus miembros, y que debe brindar a ese mismo miembro la justa oportunidad de ser escuchado”.

Según documentos a los que tuvo acceso ese portal, Polanski asegura que la institución iba a revisar su decisión, pero en enero se ratificó su imposibilidad de volver a formar parte, lo que suscitó la demanda por parte del cineasta.

En las últimas horas, la Academia confirmó su postura a través de un comunicado oficial. Según publicaron varios medios de Estados Unidos, entre ellos The Hollywood Reporter, el escrito expresa: “El procedimiento por el cual el señor Polanski fue expulsado, fue justo y razonable. La Academia respalda lo apropiado de su ejecución”.

El caso con el que se involucra al director de Chinatown, se remonta a 1977. Ese año fue acusado de violar a una menor de 13 años, y cuando estaba por comenzar su juicio, Polanski se fugó a Europa y jamás volvió a pisar Estados Unidos, ni otros países que pudieran extraditarlo. Sin embargo, eso no le impidió ser nominado (e incluso ganar) un Óscar en el 2003.

A mediados de junio del 2017, la mujer presuntamente violada por el cineasta cuando ella era una adolescente compareció ante un juez de Los Ángeles y pidió cerrar el caso para poder seguir adelante con su vida.

“Le imploro considerar una solución a este proceso sin encarcelar a un hombre de 83 años”, declaró Samantha Geimer, quien tenía 13 años cuando fue violada, al juez Scott Gordon, de la Corte Superior de Los Ángeles.

“No hablo en nombre de Roman, sino de la justicia. Le imploro que lo haga por mí, por piedad hacia mí”, agregó la mujer.

Samantha Geimer ha reiterado en el pasado que había perdonado al cineasta franco-polaco y que deseaba poner fin a este caso.

“Está cansada de este litigio que lleva 40 años. Quiere que termine”, dijo el jueves Harland Braun, el abogado de Polanski.

El controvertido cineasta negó la violación de Samantha Geimer , pero admitió relaciones sexuales ilegales en 1979 y fue liberado de prisión tras pasar 42 días tras las rejas. Después de eso, dejó el país antes de haber sido sentenciado en Los Ángeles.

Otras dos mujeres también denunciaron al cineasta por violación.