William Venegas.   16 septiembre
Ni las canciones de los Beatles salvan la mala actuación de Himesch Patel. Cortesía de Romaly

En el cine, lo menos que uno puede esperar ante un imaginado mundo de ficción, es que este tenga una coherencia interna tal que cuide las leyes narrativas que ahí están en juego. Hablo de la creación de un mundo imaginario que se maneja con sus propias conexiones.

Lo narrado debe ser creíble según quien lo genera y también debe ser creíble para el receptor, o sea, se trata de un mundo fidedigno del todo porque su lógica está bien organizada.

Esta es la piedra en el zapato de la película Yesterday (2019), filme inglés dirigido por el afamado Danny Boyle, con importantes películas a su haber, pero que esta vez se tropieza de manera burda con algo más burdo aún: el guion inútil de Richard Curtis, quien sufrió un apagón para sus tradicionales luces en la comedia romántica.

Se trata de un filme incoherente, pero no incoherente ante la “realidad real”, sino que contradictorio en sí mismo. La estructura de su mundo imaginario es del todo descabellada, absurda, ilógica y demás sinónimos.

Si nos apoyamos en el escritor Aldo Merlino y en su trabajo sobre las claves de la coherencia narrativa, tenemos que concluir que “Yesterday” es un filme pésimamente estructurado desde la secuencia de su trama y desde la figura de las subtramas, porque ni siquiera les dan lógica a un antes, a un durante ni a un después.

Yesterday no se sostiene ni con la llamada “suspensión de la incredulidad”,término que en 1817 acuñó el poeta inglés Samuel Taylor Coleridge (en inglés: willing suspension of disbelief). Se refiere a la voluntad de una persona (lector o espectador) para ignorar incoherencias de la obra en la que seencuentra inmerso.

Con su problema de verosimilitud, los espectadores debemos aceptar como posible que un apagón mundial de unos cuantos segundos borre, de la historia y de las mentes de la humanidad, toda información relativa a los Beatles, ¡vaya! Igual hay olvido de la Coca-Cola, pero no de la Pepsi-Cola.

Ver más!

Harry Potter también queda en el olvido.

Solo un sujeto queda con memoria, por una razón muy tonta, y se aprovecha para apoderarse de las canciones de los Beatles, triunfar, mientras la película de verdad aburre con esa tonalidad.

El filme intenta –en vano– generar situaciones gozosas dentro de una historia de amor que, por ahí, se entromete de manera tonta. Así, tenemos romance, comedia y hasta género fantástico por el apagón. Como canta la mexicana Yuri: “¡qué cosas suceden con el apagón!”

No hay giros importantes en la historia. Las acciones se desarrollan en un mismo itinerario, por acumulación, mientras el personaje principal canta la música de los Beatles de manera horrible y con sonrisa de cocodrilo. Igual de mala es su actuación (se trata de Himesch Patel).

Yesterday tiene una crítica farisaica a la fabricación de estrellas musicales y al afán de lucro en el mundo de la industria musical, pero este tipo de cine es otra industria cuyo celo por las ganancias no se queda atrás. Mejor quédense ustedes en casa, hasta Netflix tiene mejores cosas.

Ficha técnica

Título original: Yesterday

Reino Unido, 2019

Género: Comedia

Directora: Danny Boyle

Elenco: Himesch Patel, Lily James

Duración: 116 minutos

Cines: Cinemark, Magaly, Cinépolis, Nova, CCM, Studio,

San Pedro

Calificación: UNA estrella ( * ) de cinco posibles