William Venegas. 16 septiembre
Mark Wahlberg vuelve a trabajar con el director Peter Berg en 'Milla 22: El escape'. Foto: Romaly para LN
Mark Wahlberg vuelve a trabajar con el director Peter Berg en 'Milla 22: El escape'. Foto: Romaly para LN

El director Peter Berg ha mostrado que no siempre hace las cosas tan mal en lo que se refiere al cine de acción. De alguna manera, el señor Berg es referente en cualquier coloquio sobre dicho tipo de cine, con explosiones incluidas.

Ahora, Peter Berg nos trae su más reciente película titulada Milla 22: El escape (2018) y, días después de ver su estreno, sigo sin comprender qué quiso alcanzar dicho realizador con su picadillo de imágenes.

No es que uno esté en contra de la creatividad visual en una película, incluso se vale la experimentación fílmica, pero cuando son los juegos visuales quienes hacen confuso el relato y enredada una historia, algo no está bien en el guion y menos en la sala de montaje.

Milla 22: El escape no pasa de ser una película caótica, confusa y desordenada, como para llenar con soserías visuales la debilidad de la trama, incapaz de ir más allá de su esquemática idea, la de liberar a un espía de cierto país y llevarlo a Estados Unidos, esto a cambio de algunos secretos nucleares.

Mark Wahlberg, asiduo colaborador de Peter Berg, es quien encarna esta vez a un oficial de la CIA, James Silva, quien debe llevar al espía del caso desde la embajada de Estados Unidos a una pista de aterrizaje establecida a 22 millas de distancia.

Se suponía que era una misión secreta, pero hasta el enemigo sabe de ella, por lo que el agente Silva y sus compañeros deben pasar entre balazos y más balazos, peor que los cantados en un corrido mexicano, y deben mecatearse con un montón de enemigos antes de cumplir su función.

De nuevo, el cine de acción hecho por la gran industria se queda en mecos, explosiones, diálogos inútiles, situaciones previsibles, persecuciones habituales (algunas bien filmadas), todo ello con mucha testosterona propia de una sociedad hartamente machista, con más hormonas que neuronas.

De Mark Wahlberg en adelante, todo el elenco sobreactúa, más que un futbolista al simular una falta del otro: no hay control alguno de la dirección histriónica. La presencia de John Malkovich es tan ridícula que casi pone a llorar a una admiradora de él amiga mía.

El filme hace de la crueldad un hito, nos pasa a psicópatas como si fuesen héroes y a Estados Unidos como el salvador del mundo, aunque el cinismo sea su característica común. ¿Será por eso mismo el enredo visual que se trae? Puede ser, pero no le luce, y menos si se acerca a la sanguinolencia gratuita (como si fuese cine “gore”).

No tengo una sola razón para recomendarles Milla 22: El escape en esta semana de estrenos fílmicos, todos bastante débiles de calidad.

FICHA TÉCNICA

MILLA 22: EL ESCAPE

Título original: Mile 22

Estados Unidos, 2018

Género: Acción

Dirección: Peter Berg

Elenco: Mark Wahlberg, John Malkovich,

Duración: 95 minutos

Cines: CCM, Cinépolis, Nova, Cinemark, Citi, Studio

Calificación: *