William Venegas. 5 abril
Una palabra basta para ser superhéroe. ROLA PARA LN.
Una palabra basta para ser superhéroe. ROLA PARA LN.

Extraño es el ámbito de las referencias mentales, es caprichoso. Lo digo porque mientras veía el transcurrir de la película ¡Shazam! (2019), filme dirigido por David F. Sandberg, por ratos me acordaba de ese héroe infantil de la televisión que es el conocido como Chapulín Colorado.

Es posible que ello sea por estar ante un personaje que logra sus objetivos, triunfa ante la adversidad y se gana la simpatía de la gente desde sus propias torpezas, o sea, entre más mete la pata, mejor le va en las luchas que se propone.

¡Shazam! bien puede ubicarse como película del género fantástico por algunos de sus elementos, los cuales rompen con lo cotidiano de la “realidad real”, pero –la verdad– es más comedia que otra cosa. En ello, también se parece a los capítulos del tal Chapulín Colorado.

Para lograr su grado de comedia, ¡Shazam! –la película– lo que hace es desatar ciertos momentos humorísticos (gags) a partir de un adolescente que anda en búsqueda de su madre.

En tanto y por razones que aquí no debo contarles, el jovencito termina en una cueva donde le dan el poder de decir “Shazam” y, con esa palabra más cierta magia dada por un guardián de la humanidad cansado de su trabajo, el adolescente con 14 años se convierte en adulto con superpoderes.

La palabrita “Shazam” le viene al joven como el “Ábrete, Sésamo” de aquel conocido leñador persa de los cuentos: Alí Babá. Incluso, el joven –al ser superhéroe– se gana un enemigo más serio que un burro en lancha, con una especie de ojo de pirata, pero sin parche, que es importante para la trama de la película. El malo se llama Thaddeus Sivana.

Según esta película, ser superhéroe no es fácil, porque nadie nace aprendido, y ahí andan los momentos graciosos del filme. Agreguen la gozosa impericia con que se enfrenta a Sivana y sus secuaces: ellos vienen a ser los siete pecados capitales con físicos vacilonamente horrendos.

Ese humor hace de ¡Shazam! un filme sin rebuscamientos para bien pasar el rato y, a la vez, para insistir en el valor de la amistad (es su moraleja).

Lo cierto es que la trama se conjunta sobre la exposición de lo absurdo, como puede ser la vida misma para muchos. Ahí se amalgama y lo hace con arte coherente en sí mismo y con muchachos que saben actuar cuando les toca estar ante las cámaras.

La excepción es la mala actuación de Zachary Levy como Shazam. Fotografía, efectos visuales y banda sonora juegan bien con el tono del filme y ayudan a darnos una película con corazón (más que ya hay público cansado de tanto superhéroe traumatizado).

¡Shazam! es película traviesa y eso hay que agradecerlo. De mi parte, les dejo una recomendación afinada por la simpatía que genera el filme: hay que verlo sin fruncir el ceño.

  • Título original: Shazam!
  • Estados Unidos, 2019
  • Género: Comedia
  • Director: David F. Sandberg
  • Elenco: Zachary Levi, Asher Angel, Mark Strong
  • Duración: 132 minutos
  • Cines: Cinépolis, Nova, Cinemark, San Pedro Cinemas, CCM, Citi
  • Calificación: TRES estrellas ( * * * ) de cinco posibles