William Venegas. 28 octubre, 2018
Gael García Bernal en valiosa película que se exhibe en el país. ROMALY PARA LN
Gael García Bernal en valiosa película que se exhibe en el país. ROMALY PARA LN

Las búsquedas estéticas de la película mexicana Museo (2018), del director Alonso Ruizpalacios, son inquietante fórmula que peregrina entre cierta poesía con la imagen y alguna bravura en la totalidad de su mundo narrado.

En 1985 hubo un robo extraño y más bien ilógico de utensilios propios de la cultura indígena prehispánica (los daños que la invasión española produjo en lo que José Martí llama “Nuestra América” están del todo probados). El robo fue en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad México.

Parecía un hurto hecho con alta profesión; sin embargo, para sorpresa de las autoridades, el atraco fue cometido por dos jóvenes marginales de los suburbios mexicanos; ellos, en lugar de ladrones de arte de alta especialización.

Con las variables lógicas de la recreación imaginaria, tales son los hechos que dan lugar a la trama de la película Museo, la que –a su vez– se permite entrelazar un subtexto en defensa del patrimonio histórico latinoamericano, expoliado por la avaricia extranjera mediante el mercado negro.

Ese subtexto o intertexto, como quieran, no le hace mella a la buena narración del filme. Esta sabe crear una condición de buen suspenso mediante las dificultades que pasan los ladrones, más bien inexpertos, una vez que tienen los objetos robados en sus manos. Son brasas que queman.

Aquí hay que destacar la eficaz actuación del siempre competente Gael García Bernal, quien opaca la labor de su compañero actor, Leonardo Ortizgris. Está claro que el director Alonso Ruizpalacios no logró el equilibrio necesario entre dichos histriones.

Igualmente está claro, eso sí, que dicho director se toma su tiempo para diseñar mejor a los personajes y mostrarlos desde adentro de sus emociones. Tal vez esto le da un ritmo más lento al filme, pero –de alguna manera– lo mejora en términos cognitivos. Sin embargo, en algunas secuencias, se toma más tiempo de la cuenta (por ejemplo, con la borrachera prostibularia de uno de ellos).

El filme sobresale por lo que es capaz de decirnos de manera valiente, por saber crear y manejar una atmósfera entre el suspenso y el estudio de la condición humana, por hacer creíbles a los personajes desde un mundo que mezcla la ficción con el dato histórico y por la progresiva intensidad del mundo narrado (como réplica del mundo real, se dice con sarcasmo al principio del filme).

Esta es una película no sobre ladrones que huyen con su botín, sino de cómo dicho botín más bien los “persigue” a ellos. Interesante propuesta bien desarrollada: el cine como doble objeto de seducción y de reflexión. No se pierdan este filme: está solo en dos salas del país.

Ficha técnica

Título original: Museo

México. 2018

GÉNERO: Drama

DIRECCIÓN: Alonso Ruizpalacios.

ELENCO: Gael García Bernal, Leonardo Ortizgris.

DURACIÓN: 128 minutos

CINES: Magaly, La Salita

Calificación: ****