Lysalex Hernández A.. 9 febrero
El mexicano Chumel Torres estrena la cuarta temporada de su programa 'Chumel con Chumel Torres'. Fotografía: HBO para La Nación
El mexicano Chumel Torres estrena la cuarta temporada de su programa 'Chumel con Chumel Torres'. Fotografía: HBO para La Nación

Hace tres años, cuando el mexicano Chumel Torres presentaba la propuesta que llevaría a la pantalla de HBO en un formato de late-night talk show, aseguraba que se trataría de un noticiero que investigaría noticias que, de pronto no le podrían interesar al público, pero que terminarían por sorprenderlo y hacerlo reflexionar sobre lo que acontece en el mundo.

Hoy, cuando está a tan solo días de estrenar la cuarta temporada de Chumel con Chumel Torres, el viernes 15 de febrero, a las 11 p. m., el también youtuber confiesa que el programa sigue manteniendo la esencia con la que fue creado. Sin embargo, con la emisión de estos nuevos 30 episodios se explorarán temas no solo políticos, sino que también apuntarán a la parte social de América Latina.

La actualidad seguirá siendo la columna vertebral del programa, por lo que junto a su grupo de escritores se dará a la tarea de investigar hechos relevantes de la región, se contará con la participación de expertos invitados quienes emitirán su opinión. El objetivo es uno: ofrecer todos los elementos necesarios para promover una sana discusión, dentro y fuera de México.

En el programa, Torres discutirá tanto temas políticos como sociales de América Latina. Fotografía: HBO para La Nación
En el programa, Torres discutirá tanto temas políticos como sociales de América Latina. Fotografía: HBO para La Nación

Según comentó en una entrevista con Viva, Chumel espera seguir generando debates no solo en su programa, sino también por medio de sus redes sociales, mismas que lo llevaron a crear el programa El pulso de la República, en YouTube, y que se convierten en ese canal ideal para conocer las opiniones de sus seguidores, pero, especialmente, detractores.

-Esta cuarta temporada será de 30 episodios. Con todo lo que acontece en América Latina en estos momentos. ¿hay material de sobra para muchas más temporadas?

-Claro (ríe). Estamos en un momento en el que muchas veces me pregunto cuándo fue que nos volvimos tan locos todos. Te lo juro que me pasa aquí, en México, que abro Twitter y ya me da hasta miedo, porque la actualidad está realmente tremenda y siempre es como una ruleta lo que te puedas encontrar no solo en esta red social, sino cuando sales a la calle.

-¿Cómo hacer esa depuración de contenidos en medio de tanta información?

-Yo creo que un rollo como muy de feeling, de lo que te hace sentir la noticia cuando la lees y comienzas a explorar sus diferentes ángulos. Llega un momento en el que una historia te atrapa y ya puedes dejarla ir. Así que va mucho de eso, de cómo te hace sentir el tema, más de la relevancia que tenga el tema. Siempre aplico la regla que, de la forma en la que me haga sentir a mí una noticia, será lo mismo con el público.

-¿Es esto lo que le motiva a explorar temas más allá de la política?

-Exactamente. Uno de mis programas favoritos la temporada pasada fue en el que hablamos sobre cómo se nos está acabando el agua en todo el mundo. Recurrimos a expertos, estadísticas, en fin, porque nadie se estaba fijando en eso, y es un tema que nos compete a todos. En eso se basa la forma en la que escogemos las noticias.

-La actualidad siempre ha resultado fundamental en el programa. ¿Eso genera una mayor presión?

-Cualquiera pensaría que sí, pero no lo es. La verdad es que, como el grupo de escritores y yo escribimos para nosotros, pues todo fluye mejor (ríe). Siempre pensamos en que, probablemente, allá afuera en el mundo haya otra persona como nosotros a la que también le haga falta un tornillo. Hay que hacerlo divertido, porque si te ríes, la persona que lo ve también lo hará. Lo importante es hacer lo que te gusta, sin buscarle explicaciones al éxito o al fracaso del show.

Lo importante es hacer lo que te gusta, sin buscarle explicaciones al éxito o al fracaso del show

-Precisamente, desde la primera temporada, el programa ha trabajado bajo la filosofía de “ser la voz de lo que se piensa, pero no se dice”. ¿Las redes sociales permiten lograr ese objetivo?

-A mí me gustan mucho las redes sociales, porque yo nací allí. Para mí es superimportante mantener en la conversación, tanto con mis seguidores como con aquellos a los que yo sigo, Siento que, para mí, las redes sociales es un poco regresar a casa y te mantiene atento, porque nada vence al imaginario del internet, por lo que estar en esa conversación es como ir a un gimnasio todos los días. Eso sí, te dice también: responsabilízate de tus palabras.

-En esta cuarta temporada, la política no será la única protagonista del programa. ¿Qué otros tópicos se discutirán en el show?

-De la realidad en la que estamos viviendo (ríe). Por ejemplo, a mí me gustaría hacer un programa sobre las incongruencias que existen entre los fanáticos de las distintas corrientes políticas actuales, en el que expondría cómo no tenemos equilibrio de opinión, ni siquiera entre nosotros mismos. También quiero hacer un programa en el que mostremos cómo estamos evolucionando a dialogar más, pero frente a frente, porque vamos descubriendo que queremos las mismas cosas: seguridad, una mejor economía, crecimiento, políticos más sinceros, entre otros aspectos.

El conductor le seguirá de cerca el pulso a las redes sociales, con el propósito de conocer el sentir de sus seguidores sobre temas de actualidad. Fotografía: HBO para La Nación
El conductor le seguirá de cerca el pulso a las redes sociales, con el propósito de conocer el sentir de sus seguidores sobre temas de actualidad. Fotografía: HBO para La Nación

-Y es que la política es uno de los temas que más le interesan. Al ver lo que está pasando en toda América Latina, y como dice usted, especialmente en México. ¿Cree que hemos aprendido de la experiencia de otros países sobre los líderes que se escogen?

-(Ríe) Sabes que siento que nunca escarmentaremos por cabeza ajena. Siempre piensas que tu país es único y, de repente, empiezas a ver señales que te encienden las alarmas. A mí me preocupó mucho cuando toda la comunidad internacional comenzó a rechazar a Nicolás Maduro y reconoció a Juan Guaidó, y estaba esperando la declaración, al menos en Twitter de mi presidente, en el que dijera que estábamos con el pueblo venezolano y no fue así. Y lo visualicé como si se tratara de una mesa en la que están superhéroes y en la otra los villanos, esta última donde se sentó México, y me hizo preguntarme si nuestro presidente se cuestionó en algún momento de las personas con las que estamos rodeando.

¿Dónde verla?

Día: Viernes 15 de febrero

Hora: 11 p. m.

Episodios: 30