Vida

El primer Malbec tico ya se cosecha en los cerros de Copey de Dota

La empresa Copey Estate Winery cosechó el primer malbec costarricense de calidad internacional

Las condiciones climáticas de Costa Rica son muy desfavorables para cosechar vides, aún así la pasión y perseverancia de una pareja ya dio como fruto el primer lote de vino Merlot costarricense.

La costarricense Karen Retana y su esposo israelí Niv Benyehuda se afincaron en Copey de Dota, con la corazonada de que en esos suelos se podría crear un viñedo. Han pasado 12 años desde entonces y una enorme cantidad de pruebas y errores, que finalmente llevaron a estos apasionados a tener un viñedo de 20 hectáreas y dar trabajo a 40 personas.

“Nosotros duramos como siete años buscando el lugar ideal, pero es que hacer crecer uva en Costa Rica es como nadar contracorriente. Yo recuerdo que tenía un amigo, en ese entonces, que me dijo: -’Niv usted necesita buscar con el corazón, no con su lado científico, porque Costa Rica no es un país para hacer crecer uva’-. Y un día, por casualidad, fuimos al Cerro de la Muerte y había neblina y nubes y todo, pero cuando lo pasamos, estaba soleado y lindo, eso nos marcó y nos enamoramos. Ahí dijimos: -’este es el lugar’-”, contó Niv Benyehuda a Revista Dominical.

Finalmente, el pasado 17 de abril, en el marco del Día Mundial del Malbec, se realizó la presentación del primer vino Malbec de cosecha realizada en suelo nacional. La actividad surgió en alianza entre la importadora de vinos Olé Gourmet y la franquicia de restaurantes Novillo Alegre, quienes junto a la firma Copey Wines, en Dota, esperan sacar a la venta el próximo año.

“Esta presentación resulta histórica por muchas razones. La principal de ellas es la trascendencia de Costa Rica en el mundo al convertirse en el primer país tropical que logra el desarrollo de viñedos“, comentó José Martín Apetzeguia, gerente de Olé Gourmet.

El vino Malbec saldrá a la venta hasta el año entrante y se espera la producción de unas 5.000 botellas y para los próximos 3 años una producción de 100.000 botellas, ya que se han realizado las pruebas necesarias para certificar el vino costarricense con sello de calidad internacional.

Mónica Morales

Mónica Morales

Graduada en Ciencias de la Comunicación Colectiva, con énfasis en periodismo, de la Universidad de Costa Rica y de la maestría de Administración de Medios de Comunicación de la UNED.