Monserrath Vargas L.. 27 septiembre, 2019
La prueba será limitada y aún se desconoce si la compañía lo extenderá al resto del mundo. AFP PHOTO / Karen BLEIER
La prueba será limitada y aún se desconoce si la compañía lo extenderá al resto del mundo. AFP PHOTO / Karen BLEIER

Contabilizar cuántos likes o “me gusta” tendrán las publicaciones de Facebook, pronto dejará de ser una preocupación para los usuarios de esta red social, al menos en Australia.

La plataforma fundada por Mark Zuckerberg ya había comenzado a hacer la misma prueba con Instagram, esto con el fin de evitar la dependencia que han desarrollado algunas personas a las interacciones que reciben sus publicaciones.

La medida comenzará en Australia y por eso, serán los usuarios de ese país los que de momento no verán el conteo de los “me gusta” en sus publicaciones.

El medio especializado TechCrunch aseguró que un portavoz de la popular plataforma explicó: “Estamos realizando una prueba limitada en la que los recuentos de “me gusta”, reacciones y visualización de videos se hacen privados en Facebook”.

Asimismo, manifestó que tras la experiencia recopilarán comentarios para entender si este cambio mejorará la “sensación de bienestar de las personas sin afectar la participación de los usuarios".

Si resulta de esa manera, podría expandirse a más países o incluso implementarse para todos, pero esa es una decisión que aún no se ha tomado.

Efectos

Diversos estudios científicos han indagado qué efectos provocan los interacciones en las plataformas sociales. Uno de ellos fue presentado en la Conferencia Anual de la Sociedad Británica de Psicología en Brighton, por Martin Graff de la Universidad de Gales del Sur.

Entre los resultados del estudio, en el que se tomaron en cuenta 340 participantes reclutados a través de Twitter y Facebook, el análisis reveló que: “los participantes que dijeron que hicieron todo lo posible para obtener más ‘me gusta’ (como preguntar a otros o pagar) tenían más probabilidades de tener baja autoestima y ser menos confiados", explicó esa universidad en un comunicado de prensa.

En tanto, Graff aseguró que a pesar de que este es solo un estudio a una escala relativamente pequeña, los resultados indican que las formas en que interactuamos con las redes sociales pueden afectar cómo nos sentimos y no siempre de manera positiva.