17 junio, 2016
Esta carátula para celular tiene una pistola eléctrica pensada para prevenir agresiones sexuales y de otro tipo con descargas de hasta 50.000 voltios.
Esta carátula para celular tiene una pistola eléctrica pensada para prevenir agresiones sexuales y de otro tipo con descargas de hasta 50.000 voltios.

Seúl

Una empresa de Corea del Sur quiere empezar a comercializar este año una carátula de smartphone con una pistola eléctrica de autodefensa pensada para prevenir agresiones sexuales y de otro tipo con descargas de hasta 50.000 voltios de tensión.

"El nuevo accesorio está especialmente diseñado para mujeres ya que les permite defenderse en caso de intentos de violación y otros ataques", indicó la directora ejecutiva de la firma 247 Korea, Lee Hwa-jung.

La directiva de esta startup indicó, no obstante, que el componente también ayudará a proteger a las personas físicamente débiles, como personas con discapacidad o adultos mayores.

La funda incluye una batería integrada y dos puntas de metal en la parte superior capaces de emitir entre 30.000 y 50.000 voltios de electricidad, una descarga considerada no letal y similar a las de las pistolas eléctricas normales, explicó Lee.

El taser se activará con el detector de huellas dactilares del dispositivo en caso de emergencia y emitirá automáticamente una señal de alarma a familiares o amigos, que recibirán un mensaje con la ubicación exacta del usuario.

Además, las imágenes de la cámara y el sonido quedarán grabados durante el uso del arma de electrochoque, lo que aportaría pruebas en caso de una investigación sobre el suceso.

La empresa ha iniciado una campaña de recaudación de fondos para sacar adelante su proyecto y comenzar a vender el producto a finales de este año.

Como las leyes de Corea del Sur prohíben estrictamente el uso de armas eléctricas entre la población civil, 247 Korea busca entrar en los mercados de EE.UU., Alemania y China, en los que considera más accesible comercializar productos de autodefensa, según su directora ejecutiva.

Lee aseguró que también ha recibido peticiones de reserva para adquirir la nueva funda de empresas españolas que tuvieron conocimiento sobre el nuevo producto durante la última edición del Mobile World Congress celebrada en Barcelona en febrero.

En el mercado estadounidense ya existe un accesorio para iPhone con características similares comercializado bajo la marca Yellow Jacket.