Por: Monserrath Vargas L..   5 marzo

Ver películas, escuchar música, observar videos y hasta hacer videollamadas son algunas de las facilidades que ofrecen los televisores inteligentes, también conocidos como Smart TV. Pero, así como abren la puerta a un mundo de posibilidades de entretenimiento también lo hacen a los ciberdelincuentes.

El 90% de los televisores conectados a Internet que funcionan con el sistema operativo Android son vulnerables a piratería remota, sobre todo aquellos que usan señales de televisión no autorizadas, según reveló una investigación efectuada por Rafael Scheel, investigador de seguridad de la consultora Oneconsult en marzo del 2017.

Los Smart TV son vulnerables a códigos maliciosos. Shutterstock.
Los Smart TV son vulnerables a códigos maliciosos. Shutterstock.

Debido a que incorporan “micrófonos, cámaras, puertos USB, entre otros, son con más frecuencia, objetivo de los ciberdelincuentes que utilizan los dispositivos conectados para acceder a las redes domésticas y espiar a los individuos para robar datos personales o confidenciales”, aseguró la firma de seguridad informática ESET.

Es por ese motivo que ESET aprovechó el Congreso Mundial de Móviles (MWC, por sus siglas en inglés), celebrado entre el 26 de febrero y 1 de marzo en Barcelona, España, para lanzar una solución de seguridad llamada ESET Smart TV Security.

“Teniendo en cuenta el riesgo que suponen para la seguridad y la intimidad de cada persona, los usuarios deberían pensar más en proteger sus dispositivos conectados en casa, de la misma manera que ya lo hacen con las computadoras, tabletas o móviles”, afirmó Branislav Orlik, jefe de producto de soluciones móviles en ESET.

Mientras que Jerónimo Varela, director global de ventas de esa firma, comentó en entrevista con La Nación que uno de los fallos cuando se lanzan nuevos dispositivos es que estos no siempre se fabrican tomando en cuenta el tema de la seguridad.

“Un televisor que está todo el día en la sala o en la habitación debería estar protegido para que no seas víctima de casos de troyanos (software malicioso que se presenta a las personas en forma de software legítimo) y para que nadie pueda tomar fácilmente el control de la cámara (del aparato)”, afirmó Varela.

¿Qué sucede en los Smart TV?

En estos televisores inteligentes es posible que las aplicaciones corran en segundo plano o bien que, al apagar el televisor desde el control remoto, este no se apague del todo, sino que quede en pausa, explicó el director global de ventas de ESET.

Otro de los riesgos es que, determinado tipo de malware (código malicioso) pueda seguir usando el televisor aunque este no esté siendo utilizado por sus dueños.

“Hay malware que lo que hace es minar bitcoins (criptomonedas), es decir, utilizar los recursos nuestros para hacer cosas maliciosas”, dijo Varela.

Debido a que es complejo detectar este tipo de amenazas, el director de ventas de ESET aconsejó optar por algún software que permita resguardar la seguridad.

La solución de ESET tiene un modelo freemium, es decir, que se pueden acceder algunas de sus funcionalidades de forma gratuita y otras que son de paga e incluye antivirus, antiransomware para evitar los bloqueos de pantalla por parte de los ciberdelincuentes; análisis multidispositivo para evitar amenazas que procedan de USBs conectados.

Además de la alternativa de escoger un software de protección se encuentran otras, como navegar siempre por sitios seguros, mantener el sistema operativo lo más actualizado posible y descargar aplicaciones solo de las tiendas oficiales.

Según datos suministrados por otra firma de seguridad llamada Fortinet, “los expertos esperan que el 25% de los ciberataques apunten también a aparatos del Internet de las Cosas (diversidad de dispositivos conectados a la Internet) en el 2020. Para ese año, se proyecta la conectividad de más de 30.000 millones de dispositivos.