AFP .   22 mayo

Londres. La decisión de Estados Unidos de colocar a Huawei en una lista negra comenzó a provocar un efecto dominó, ya que varios grandes operadores telefónicos de Japón y Gran Bretaña anunciaron este miércoles que abandonaban por el momento al gigante chino.

Varios trabajadores limpiaban este miércoles el frente de la nueva tienda insignia de Huawei que abrirá próximamente en Madrid, España. Foto: AP

La noticia llegó primero desde Tokio, donde KDDI y SoftBank Corp decidieron postergar el lanzamiento de nuevos modelos de Huawei para evaluar el impacto de las sanciones estadounidenses.

El pionero NTT Docomo indicó de su lado que frenaba “los pedidos” de un teléfono Huawei que tenía previsto lanzar este verano boreal, sin precisar aún si postergaba la comercialización.

Poco más tarde, la gigante Panasonic también anunció el cese de sus negocios con Huawei y sus 68 empresas asociadas, a raíz de las sanciones estadounidenses.

Ver más!

Washington emprendió una dura campaña mundial contra Huawei que la semana pasada escaló cuando Trump prohibió a las empresas estadounidenses de telecomunicaciones comerciar con firmas extranjeras consideradas “de riesgo” para la seguridad nacional.

La medida, sin embargo, no entrará en vigor por un plazo de 90 días, aunque los grupos japoneses prefirieron anticiparse, ya que esos aparatos podrían perder una gran parte de su interés sin el aporte de tecnología estadounidense.

SoftBank tenía previsto lanzar el nuevo teléfono inteligente de Huawei el viernes, pero anuló esa presentación.

“Estamos tratando de confirmar si nuestros clientes podrán utilizar el aparato con total seguridad”, dijo el vocero de la compañía Hiroyuki Mizukami a la AFP.

De su lado, KDDI indicó que estudiaba “las repercusiones de la decisión estadounidense”.

En 2018 Huawei se encontraba en el quinto lugar en Japón, lejos detrás de Apple pero en fuerte avance con ventas de unos 2 millones de unidades (+63% anual) en un mercado total de 31 millones de teléfonos inteligentes, según cifras del MM Research Institute.

Es una gota de agua para el coloso chino de las telecomunicaciones, primer proveedor de redes y segundo fabricante de smartphones en el mundo (206 millones de aparatos vendidos en 2018), pero es indudablemente un nuevo golpe tras el anuncio del domingo de Google.

Pero en el Reino Unido, el grupo fundado en 1987 también sufrió un golpe el miércoles, ya que los operadores EE y Vodafone excluyeron a los smartphones Huawei compatibles 5G de sus pedidos con vista al lanzamiento de sus respectivas redes en los próximas días.

La comercialización de Huawei no se retomará “hasta que tengamos la certeza y la garantía a largo plazo de que los clientes que compran estos productos tendrán apoyo durante toda la duración de vida del aparato que adquirieron con nosotros”, señaló el director general de EE, Marc Allera.

Un portavoz de Vodafone explicó por su parte que se trata de “una medida temporal mientras persista la incertidumbre en torno a los nuevos modelos 5G de Huawei”.

Huawei se presenta como el líder indiscutido del 5G, la quinta generación de telefonía móvil que permitirá un acceso ultrarrápido a internet.

Estos anuncios son un duro golpe para el gigante chino luego del que Google hiciese saber el domingo que su sistema Android, que equipa a la inmensa mayoría de los teléfonos en el mundo, ya no sería ofrecido a Huawei.

Sin Android, Huawei podría tener muchas dificultades para convencer a sus clientes de que compren sus teléfonos, desprovistos de las aplicaciones Gmail (correo), Maps (cartografía) o YouTube (plataforma de videos).

“Lo peor sería una ruptura total del acceso a la tecnología estadounidense”, advirtió el gabinete de consultores Eurasia Group, indicando que Huawei “probablemente no sobreviviría en su forma actual”.

Del lado de las redes, EE confirmó además que se iba a separar progresivamente de los equipos Huawei.

Un portavoz del grupo chino indicó este miércoles que Huawei “provee los equipos de 5G inalámbrico a EE y seguirá proveyendo los equipos y servicios más avanzados para la red 5G en el Reino Unido”.

Presente en 170 países, Huawei está sospechada de espionaje a favor del gobierno chino, que habría contribuido ampliamente a su irresistible expansión internacional.

Washington ya prohibió a sus militares que utilicen equipamientos Huawei. El gigante chino de su lado desmiente firmemente cualquier tipo de espionaje.