Móviles

¿Cómo luciría si fuera un retrato antiguo? Aplicación le hace competencia a FaceApp y no le robará los datos

Según el sitio web, su foto no será almacenada y se eliminará “inmediatamente”

¿Ya no parece tan divertido poner el rostro más viejo? Después de varios días de preocupación por una app rusa que logró hacerse dueña de millones de datos de usuarios como la información geométrica de los rostros, está tomando popularidad una aplicación que usa inteligencia artificial para convertir su rostro en una pintura antigua.... pero tranquilo, esta sí es segura.

Se trata de un desarrollo que le permite subir una selfie y averiguar cómo luciría si fuera un cuadro clásico. AI Portraits Ars a diferencia de otras opciones tiene una política de privacidad menos invasiva y puede ser una alternativa más segura que el reto viral #FaceAppChallenge.

El sistema, creado por investigadores en el Laboratorio de Inteligencia Artificial de IBM Watson, no opera como otros filtros donde simplemente se agrega ‘pintura’ digital sobre su rostro. Usa un método denominado redes generativas adversas, conocidas como GAN por su sigla en inglés, que implica una competencia entre dos algoritmos con objetivos diferentes (uno discrimina entre lo ´real’ y lo ´falso´ y otro crea imágenes para engañarlo). Esta misma tecnología es usada también, por ejemplo, para generar Deepfakes. Si quiere entender cómo funcionan las GAN en detalle, lea este artículo.

El algoritmo de Ai Portraits Ars fue entrenado con más de 45.000 imágenes de retratos clásicos que le permiten generar una ilustración en óleo, acuarela o tinta de su fotografía. El sitio, que se describe como una iniciativa que analiza los sesgos en el tratamiento de datos y que en esta oportunidad está analizando la corriente artística del retrato, especialmente las corrientes de Europa en el siglo XV. Los retratos abarcando también estilos de artistas que van desde Rembrandt a Tiziano y Van Gogh.

Para crear un retrato, el sistema analiza su foto y sus rasgos. Es posible que la forma de su nariz o su frente hagan que la red decida un estilo renacentista. Cada selfie que usted alimente genera un cuadro distinto.

Este sistema también ha sido utilizado en Francia por ejemplo para generar pinturas basadas en la estética de Rembrandt. El cuadro de Edmond of Belamy fue creado por un algoritmo y vendido en más de 400.000 dólares.

En materia de privacidad, los investigadores prometen que no usarán sus datos para ningún otro propósito, y cualquier imagen que envíe se eliminará "inmediatamente" después de su uso.

La idea de los investigadores es que los usuarios jueguen con el algoritmo y prueben sus sesgos. “Por ejemplo, trate de sonreír o reír en su imagen de entrada. ¿Que ve? ¿El modelo produce una imagen sin una sonrisa o una risa?”. La respuesta es que como rara vez los artistas generaban pinturas sonrientes, la inteligencia artificial entrenada es incapaz de reproducir sonrisas.