Desconfiar de las promociones increíbles es uno de los consejos

Por: Monserrath Vargas L. 20 diciembre, 2015
Debido a que la tasa de software malicioso en teléfonos es mucho más baja que en computadoras de escritorio, los expertos aseguran que el celular puede ser un aliado para las compras en línea. | RAFAEL PACHECO.
Debido a que la tasa de software malicioso en teléfonos es mucho más baja que en computadoras de escritorio, los expertos aseguran que el celular puede ser un aliado para las compras en línea. | RAFAEL PACHECO.

Hay quienes prefieren cambiar las presas y el tumulto de diciembre, por la comodidad de sentarse frente a una pantalla y un teclado para hacer sus compras en línea.

Lograr que esa experiencia sea placentera y evitar ser víctima de un ataque en Internet es posible, siguiendo algunos consejos, según Camilo Gutiérrez, especialista en el área de seguridad informática de ESET Latinoamérica.

En la época navideña, “el incremento en la cantidad de transacciones sumado al interés que muestran muchos usuarios por buscar ofertas y descuentos, hace que los atacantes propaguen campañas maliciosas en busca de la información y el dinero de usuarios desprevenidos”, comentó Gutiérrez.

Para estar alertas, el experto recomienda prestar atención a ciertos detalles. Por ejemplo, si usted se enfrenta a una página en la que no ha comprado antes, revise muy bien las políticas de privacidad y los términos y condiciones de los vendedores antes de comprar.

“Si lo que ofrecen en materia de seguridad no es convincente, siempre se puede comprar en otro lado”.

Otro de los consejos es revisar que en la barra el navegador, donde se colocan las direcciones electrónicas, aparezcan las letras “https”, pues este es un indicador de que los datos están cifrados y que las transacciones que usted hará en esa página web serán seguras.

“También es importante verificar que la dirección del sitio corresponda con la del sitio que se quiere utilizar, una letra de más, un número extraño, pueden indicar que es un sitio potencialmente peligroso”, afirmó Gutiérrez.

Para mantener a salvo su dinero y sus tarjetas de crédito o débido aprenda a desconfiar cuando las promociones son demasiado buenas para ser ciertas.

Si observa cupones de descuento en línea, en redes sociales por ejemplo, analícelos bien, para asegurarse que son verdaderos. Si tiene alguna duda, visite el sitio web oficial de la tienda en la que planea comprar.

Aplique la misma medida si recibe, en su correo electrónico, publicidad que le ofrece descuentos. Mejor visite el sitio web oficial.

En el celular. La compañía IBM por su parte, recomienda utilizar el teléfono inteligente o smartphone para efectuar compras más seguras.

“Estudios de IBM han detectado que la tasa de software malicioso en móviles es mucho más baja que en computadoras de escritorio tradicionales y portátiles”, aseguró la compañía en un comunicado de oficial.

La gigante tecnológica, también destaca que los celulares han convertido en el dispositivo móvil preferido por los consumidores estadounidenses, pues el 35% de ellos los utilizan para consultar productos y promociones. Mientras que el 12% lo hace en sus tabletas.

Para su seguridad y la de sus datos, evite decirle que sí a su navegador o browser , cuando este le solicite guardar su usuario y contraseña, o bien, cuando le pida recordar la información de su tarjeta de crédito o débito.

Cuide sus clics. Las amenazas en línea se encuentran en los sitios menos pensados, por eso, cuando ingrese a un buscador, procure no dar clic a la publicidad que estos suelen desplegar.

Según ESET Latinoamérica: “es muy común que los delincuentes se infiltren en los servidores de anuncios, para luego redirigir, a los usuarios que hacen clic en ellos, a sitios maliciosos donde intentan robar sus credenciales o infectarlos mediante un ataque por páginas web”.

Datos de la unidad de investigación e inteligencia de seguridad IBM X-Force aseguran que, si bien los ciberataques y algunos tipos de ataques maliciosos por medio de software disminuyeron en un 94% respecto a 2014, esto no quiere decir que no existan, sino más bien, podría indicar que los ciberdelincuentes están innovando sus técnicas.