Lucía Astorga. 16 octubre, 2019
El proyecto Irazú, que permitió el lanzamiento del primer satélite espacial, creado en Costa Rica, sirvió de impulso para formalizar en el país un registro de objetos espaciales. Foto: Alejandro Gamboa
El proyecto Irazú, que permitió el lanzamiento del primer satélite espacial, creado en Costa Rica, sirvió de impulso para formalizar en el país un registro de objetos espaciales. Foto: Alejandro Gamboa

Los costarricenses podrán inscribir ante el Registro Nacional, todos aquellos objetos que vayan a ser utilizados o tengan como propósito, la exploración del espacio ultraterrestre, incluyendo la Luna y otros cuerpos celestes.

Esto por medio de la aprobación en segundo debate, el martes en la noche, del expediente N.º 20.826, para la 'Creación del registro de objetos espaciales’. La iniciativa, impulsada por el diputado Pedro Muñoz, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), contó con el voto afirmativo de 40 legisladores y solo uno en contra, el independiente Eric Rodríguez Steller.

De esta forma, el Estado costarricense contará con una oficina para el registro de objetos espaciales, que estará adscrita al Registro de Bienes Muebles del Registro Nacional, según indica el documento en su artículo 1.°.

Podrán ser inscritos “todos aquellos objetos espaciales lanzados o no al espacio ultraterrestre, promovidos y desarrollados desde el territorio nacional”.

Para ello, estas creaciones tendrán que ser debidamente identificadas en cuanto a sus características, propietarios y demás datos y requerimientos que el Registro Nacional solicite.

El Poder Ejecutivo tendrá un plazo de 12 meses para reglamentar la norma, a partir de su publicación en el diario oficial La Gaceta.

Nuevas oportunidades

La aprobación del proyecto de ley fue celebrada por el diputado Muñoz.

“Mi visión para Costa Rica es que sea un destino para la educación y la investigación mundial, así como por ejemplo Panamá es un destino logístico, con canal y aeropuerto, la visión mía para Costa Rica es que aquí vengan las mejores universidades del mundo y hagan la mejor investigación. Tenemos que crear las condiciones para que eso suceda”, dijo a La Nación.

A criterio del legislador, este proyecto también permitiría a los innovadores costarricenses acceder al financiamiento en bancos, para crear objetos espaciales como los satélites.

“Para tirar un satélite al espacio, usted no puede ir al banco y decir que va a dar el satélite en garantía, porque no pueden darle una prenda sobre el satélite. Es como que usted sea ganadero, tenga una finca, pero no pueda hipotecar la finca con el banco para traer ganado. Esta ley va a permitir que usted pueda hacer el registro, de forma tal que usted pueda ir al banco, sacar una hipoteca o prenda, con el satélite como garantía”, indicó.

Consultado sobre si la industria aeroespacial se podría potenciar en suelo tico a partir de este registro y la propuesta de crear una agencia espacial, que presentó el pasado mes de abril la diputada Aida Montiel, del Partido Liberación Nacional (PLN), el diputado dijo que eran dos cosas separadas.

“Este proyecto mío, lo que busca es darle viabilidad a la iniciativa privada, la agencia espacial parte de lo que son recursos públicos, entonces parten de filosofías distintas”, dijo.

Por otro lado, Luis Diego Monge, expresidente de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (Acae), también expresó satisfacción por la decisión de los diputados, ya que permite al país cumplir con lo dispuesto en el ‘Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre’.

Costa Rica se adhirió en el 2010 a este instrumento internacional y entre sus disposiciones, señala en el artículo 2, que los Estados parte deben “registrar el objeto espacial por medio de su inscripción en un registro apropiado que llevará a tal efecto. Todo Estado de lanzamiento notificará al Secretario General de las Naciones Unidas la creación de dicho registro”.

“Como país nos da una seriedad, de que ya tenemos las capacidades institucionales para desarrollar esta clase de industria; es muy importante tener eso como parte de la carta de presentación, si se va a salir a buscar inversiones”, indicó Monge.

Los esfuerzos por crear este registro surgieron a partir del proyecto Irazú, que permitió la puesta en órbita del primer satélite creado en Costa Rica.