Agencia AFP. 16 mayo

París. El 5G promete conectar todo, en cualquier momento y lugar. Si la civilización diera un salto hacia la digitalización de la economía, el transporte autónomo o el desarrollo de robots, sería por el 5G.

La multinacional de telecomunicaciones francesas Orange, estima que el 5G podría ofrecer velocidades 10 veces mayores a las que contamos con el 4G. Cualquier usuario podría descargar cualquier contenido audiovisual en cuestión de minutos.

Un técnico del operador de telecomunicaciones de Corea del Sur, KT, verifica una antena para el servicio de red móvil 5G en la azotea de un edificio en Seúl el 4 de abril de 2019. (Foto: JUNG Yeon-Je / AFP)
Un técnico del operador de telecomunicaciones de Corea del Sur, KT, verifica una antena para el servicio de red móvil 5G en la azotea de un edificio en Seúl el 4 de abril de 2019. (Foto: JUNG Yeon-Je / AFP)

Pero, más que la velocidad, lo que marca la diferencia con las redes móviles anteriores es la posibilidad de hacer circular miles de millones de datos, sin congestión. A menudo se presenta al G5 como la tecnología del "internet de las cosas", un mundo en el que los dispositivos pueden estar interconectados sin intervención humana.

No obstante, una de las principales preocupaciones es que si bien transmite miles de millones de datos, podrían robarse miles de millones de ellos.

Batalla de titanes

Aunque los operadores de telecomunicaciones serían, en la mayoría de casos, “la columna vertebral” de las redes 5G, en realidad, estos se suministran entre un número limitado de fabricantes de equipos.

En la práctica, la batalla la lideran dos fabricantes europeos, el sueco Ericsson y el finlandés Nokia y, el gigante de las telecomunicaciones chino Huawei.

Además, están presentes otros proveedores de equipos como Samsung o ZTE, pero en menor escala.

En cuanto al continente asiático, Corea del Sur es el país más avanzado, después de haber implementado el 5G en su territorio en un tiempo récord. No obstante, Japón y China esperan hacerlo en el 2020.

En Estados Unidos, AT&T estrenó el primer servicio móvil 5G en una docena de ciudades a fines del 2018. Verizon propone un servicio móvil 5G desde inicios de abril en Minneapolis y Chicago. Por su parte, la administración Trump prevé destinar al menos $20.000 millones para llevar esta tecnología a localidades más remotas.

En América Latina se están llevando a cabo pruebas con tecnología 5G en varios países, como Brasil, México y Argentina.