Monserrath Vargas L.. 3 julio
Una de las dos partes que componen el dispositivo se instala en el parabrisas del vehículo. Foto: Albert Marín
Una de las dos partes que componen el dispositivo se instala en el parabrisas del vehículo. Foto: Albert Marín

Hasta mayo de 2018 y según estadísticas del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), unas 178 personas han muerto en el país a causa de accidentes de tránsito. Es por eso que un nuevo dispositivo en el mercado se propone ayudar a los costarricenses a prevenir colisiones.

Se trata de un aparato diseñado por Mobileye, compañía israelí adquirida por Intel en el 2017, que está compuesto por una cámara frontal y un chip, que se encargan de estudiar lo que se cruza frente al vehículo y, por medio de alertas, asistir al conductor.

Las alertas pueden ser sonoras, visuales y vibratorias, según explicó Mor Lyora Gottlieb, gerente regional de desarrollo de negocio Mobileye en Latinoamérica a La Nación: “Con este dispositivo y con la asistencia al conductor podemos reducir el número (de accidentes); hemos reducido accidentes en otras partes del mundo, en la región y fuera de ella”.

El aparato tiene la capacidad de alertar sobre diferentes situaciones, entre ellas: colisión frontal con otros vehículos o peatones, distancia imprudente entre carros, salida no intencionada del carril (lo que podría suceder si el conductor se estuviera quedando dormido) y exceso de velocidad.

Asimismo, otra de las funcionalidades que tiene es la capacidad de bajar las luces altas en caso de que la persona las lleve encendidas y se aproxime un vehículo en el carril contrario, así se evitará deslumbrar al otro conductor.

El dispositivo se distribuirá en Costa Rica por medio de Doble Logística y ya instalado tiene un costo de $950, unos ¢538.000, aproximadamente. Foto: Albert Marín.
El dispositivo se distribuirá en Costa Rica por medio de Doble Logística y ya instalado tiene un costo de $950, unos ¢538.000, aproximadamente. Foto: Albert Marín.

“El sistema tiene dos partes: un dispositivo que se instala en el parabrisas del carro, lleva una cámara de visión artificial, el chip IQ de Mobileye y alertas auditivas. Otra parte es una pantalla led que se instalada en el tablero y brinda alertas visuales", comentó Mor Lyora Gottlieb .

Asimismo, destacó que este sistema cuenta con seis tipos de alertas, cada una de ellas tiene un sonido diferente. “La idea es acondicionamiento, los conductores cambian de comportamiento en la carretera tratando de evitar la alerta y así reducimos el número y severidad de colisiones”, puntualizó.

El dispositivo se distribuirá en Costa Rica por medio de Doble Logística (www.doblelogistica.com) y ya instalado tiene un costo aproximado de $950, unos ¢538.000, aproximadamente.

Según los fabricantes, el sistema ha logrado prevenir cerca del 95% de las colisiones frontales, y hasta el 60% en todo tipo de colisiones. Inclusive, destacan un ahorro de combustible de hasta 15%.

El dispositivo se instala en los automóviles en aproximadamente dos horas y según la gerente regional de desarrollo de negocio Mobileye en Latinoamérica no es una tecnología invasiva.

“Este producto se conecta a la computadora del vehículo; tenemos un sensor que a través de inducción electromagnética lee la información del computador del carro, no cortamos, ni perforamos nada”, aclaró.

Representantes de Mobileye explican el funcionamiento del dispositivo de seguridad. Foto: Albert Marín
Representantes de Mobileye explican el funcionamiento del dispositivo de seguridad. Foto: Albert Marín

La presentación y demostración del producto se realizó en las instalaciones y cercanías de Intel, compañía que adquirió Mobileye el año anterior.

Timothy Scott, gerente de Asuntos Gubernamentales y Relaciones Públicas de Intel Costa Rica explicó que esta es una de las cuatro apuestas corporativas de esa empresa, la de vehículos autónomos, las otras tres son los mundos virtuales, inteligencia artificial y 5G.

“La idea es que el país se entere de que la tecnología está aquí, disponible, se puede instalar en cualquier vehículo y puede reducir de manera significativa los problemas de accidentabilidad en carretera (...) pueden ser instalados en autos nuevos o viejos, particulares o en transporte de personas”, comentó Scott.