Innovaciones

De crear quesos artesanales a empresaria: Joven aprovechó impulso de incubadora para su proyecto

Lidia Carballo se benefició de la guía y acompañamiento que brinda Insur, una incubadora impulsada por el MEP en zonas como Golfito y Desamparados

Con ayuda de YouTube, un balde y la leche de una vaca comprada por la familia, Lidia Carballo Jiménez, empezó a hacer queso en la pila de su casa, luego de que su esposo se quedara sin trabajo, cinco años atrás.

“La vaca era para tener la leche (para la familia), pero me di cuenta de que tenía demasiada y ya no quería más. Empecé a venderle a los vecinos, luego pedí ayuda a las señoras (de la zona), que me dijeran cómo se hacía el queso. Ellas decían que se le echaba una pastilla y ya, pero yo sabía que así no era, entonces empecé a buscar en YouTube”, dijo.

Fue así como se aventuró a hacer queso en un balde en la pila de su casa . Luego con un contacto de un curso realizado en la Junta de Desarrollo Regional de la Zona Sur (Judesur), la llamaron para saber tenía una idea de proyecto. Sin dudarlo, puso manos a la obra.

“Me dijeron que ellos me daban apoyo con el financiamiento, y me dieron un tiempo (para desarrollar la propuesta)”, comentó Carballo.

En ese momento, su proyecto comenzó a emerger con la complicidad de Insur, una de las incubadoras que pueden encontrarse en el portal interactivo Red Startup CR, disponible en www.hipatia.cr Esta es una iniciativa de la plataforma Hipatia 2018, del Estado de la Nación, que se lanza este lunes 3 de diciembre.

“Trabajábamos en la incubadora, a veces salíamos a las 10 de la noche y desde las siete de la mañana que estábamos trabajando”, narró.

Hoy tiene una planta en un contenedor, para fabricar sus productos y su empresa Lácteos Kiam se ha diversificado, pues produce queso palmito fresco, rallado y mozzarela. En la entrada, permanece el balde con el que empezó.

“Es para recordar de dónde vengo”, expresó la joven empresaria.

Según dice, tuvo un gran apoyo de la incubadora en el desarrollo de la propuesta y en el acceso a recursos como la computadora o inclusive un lugar para poder reunirse con potenciales clientes.

Kattia Camacho, administradora de Insur contó que en la actualidad ya Carballo pasteuriza su queso, cuenta con etiquetado y hasta vende sus productos en un supermercado de la comunidad.

Para la encargada, la incubadora representa un gran respaldo para muchachos que quieran animarse a desarrollar sus empresas.

“Esta institución los apoya en las gestiones, no es lo mismo cuando tienen una institución que los está respaldando”.

Lidia Carballo no es el único caso de éxito que cosecha Insur, incubadora que brinda recursos de manera gratuita y guía a los emprendedores.

Esta iniciativa impulsada por el Ministerio de Educación Pública (MEP), comenzó hace tres años para apoyar las propuestas de jóvenes de colegios técnicos profesionales, graduados después del 2008.

Atreverse

Laura Granados de 28 años, es una de las que salió del Colegio Técnico Profesional de Guaycará, en Río Claro de Golfito, justo en ese año y por consejo de una tía se acercó a la incubadora Insur. Ella ha sabido aprovechar las asesorías, capacitaciones y la guía para acceder a recursos de instituciones que gestionan para emprendedores.

A esta joven, haber estudiado manejo de recursos naturales y una capacitación de 40 horas sobre hongos ostra, la pusieron a soñar con crear su empresa, Eco Tico.

Ella escogió trabajar con este tipo de hongos por sus beneficios para la salud: contienen potasio, hierro, calcio, ayudan al rejuvenecimiento de la piel y sirven como bloqueadores de células cancerígenas.

Este tipo de proyectos también se desarrollan en otras incubadoras similares en el país, como Innova Jovem, ubicada en dos cercas de Desamparados, San José.

Su administradora María de los Ángeles Ceciliano conversó con La Nación y aseguró que, así como surgen buenas ideas en los colegios técnicos profesionales, la iniciativa debería extenderse a los colegios académicos, dada la importancia de los emprendimientos.

Red Startup CR: El ecosistema emprendedor

Este lunes 3 de diciembre se lanza en el país el portal interactivo Red Startup CR, disponible en el sitio web www.hipatia.cr, una iniciativa de la plataforma Hipatia 2018, del Estado de la Nación.

En ese sitio web se puede ubicar geográficamente y conocer cómo está el ecosistema de empresas emergentes o startups del país. Además de identificar cuáles son las incubadoras que pueden dar acompañamiento a ideas de negocios o las aceleradoras presentes en suelo tico.

Otro de los recursos presentes en esta nueva herramienta es la identificación de espacios de trabajo, laboratorios de fabricación y actores del sistema financiero nacional dispuestos a aportar financiamiento o capital semilla a las empresas emergentes.

La investigadora de Hipatia, María Santos, recalcó que la innovación es crucial para el progreso económico y las startups son indicadores de ese progreso. Asimismo, consideró que una herramienta de este tipo ayudará a la toma de decisiones de diferentes actores.

Unir ideas con posibles inversores

La red Startup CR, lanzada este lunes 3 de diciembre, identifica también qué opciones de financiamiento con condiciones favorables existen en el ecosistema de empresas emergentes costarricenses.

Algunas de las alternativas son bancos, cooperativas y capital semilla. Una de ellas es la academia para emprendedores e incubadora de negocios Caricaco.

Amadeo Quirós, integra esta incubadora. Para él la herramienta “ es un buen paso para conocer mejor el ecosistema de emprendimiento en el país.

"Agrupar todos los startups, incubadoras, aceleradoras, mentores, academias, entre otros en un mismo portal es una muy buen idea”, añadió.

Sin embargo, dijo, esto plantea el reto de que los emprendedores e inversionistas la conozcan y la utilicen para colaborar. También, dijo, hay obstáculos.

Según Quirós, a los emprendedores hay que motivarles para que tengan un espíritu colaborativo y de confianza individual. “Competir es bueno, y hay que ‘creérsela’ para vender, ganar dinero y ser líder”, advirtió.

Asimismo, recomendó pensar en algo más grande: “Existe una necesidad real, entonces el mercado es amplio (el mundo) y debemos unir fortalezas y poner objetivos más retadores como comunidad”.

Para Quirós, el segundo obstáculo más importante es el acceso a capital, a pesar de que este año ha finalizado particularmente bien con varios fondos importantes en el país.

No obstante, señaló, es necesario tener más disponibilidad de dinero o incentivos para experimentar. Igualmente, hay una urgencia de preparación para los emprendedores.

Monserrath Vargas L.

Monserrath Vargas L.

Redactora en la sección de Aldea Global de La Nación. Periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre ciencia y tecnología.