Monserrath Vargas L..   10 septiembre
Alfredo Hernando, psicólogo e investigador español recopila en su libro Viaje a la Escuela del Siglo XXI más de 80 experiencias vividas en centros educativos de los cinco continentes, donde se logró transformar la educación con ayuda de tecnología. Fundación Telefónica para LN.

Alfredo Hernando, psicólogo e investigador español recopila en su libro Viaje a la Escuela del Siglo XXI más de 80 experiencias vividas en centros educativos de los cinco continentes, donde se logró transformar la educación con ayuda de tecnología.

El experto aprovechó su visita en el país para presentar el libro publicado por Fundación Telefónica y además, para compartir con educadores costarricenses que se dieron cita en la Fundación Omar Dengo.

Además conversó con La Nación sobre la innovación, los llamados paisajes de aprendizaje (una nueva metodología) y cómo estos pueden mejorar la calidad de la docencia.

¿Cuál es la característica que distingue a las escuelas más innovadoras del mundo?

Son aquellas que buscan el éxito para todos sus alumnos. Yo creo que ese es el principal enfoque que hace que se despierte la innovación.

"La innovación surge del deseo de justicia social, del apoyo en la evidencia científica y de un equipo de profesores que son los que hacen posible el cambio. Dicho esto, yo creo que lo más importante es señalar que no hay escuelas innovadoras y otras escuelas tradicionales. La innovación entendida así sería un problema.

“La innovación es un proceso de crecimiento y de mejora. En este libro Viaje a la Escuela del Siglo XXI lo que he hecho ha sido señalar a escuelas que han sido pioneras, lo que no significa que sean las mejores del mundo, ni las únicas, sino que cualquier escuelita, en la medida en que busca mejorar la vida de sus alumnos es innovadora”.

¿Entonces se trata de escuelas donde los docentes son los que siempre están pensando en la innovación?

Es un proceso de cambio que normalmente se inicia del lado del profesorado, y aunque muchas veces también con los alumnos, la innovación supone mejoras y sobre todo mejores resultados en la vida de estos (...) pero el gran peso de la mejora en un centro educativo, se explica por el equipo de profesores, que son los verdaderos protagonistas.

¿Cómo se puede trabajar en una escuela cuando el cuerpo docente no quiere innovar?

Es necesario armonizar, porque para que esa innovación sea sostenible y se mantenga en el tiempo es vital trabajarlo en equipo.

"No se trata de que los profesores que son muy innovadores, quieran hacer muchas cosas y cambiar constantemente, tampoco que otros no cambien. La idea es que haya un proyecto compartido, que podamos seguirlo y aplicarlo con el conjunto de los alumnos.

“Si hay alguien que quiere estar a la última y cambia constantemente de tecnología, tampoco se sostiene el proceso en el tiempo. Si es alguien que nunca quiere cambiar tampoco. Se trata de crear un proyecto compartido, de soñar a donde queremos llegar, de crear un plan y hacerlo juntos como equipo para que sea viable”.

¿Qué recomendación pueden seguir los cuerpos docentes de las escuelas?

Ahora mismo hay una metodología que es fundamental en el cambio y mejora, que son los paisajes de aprendizaje.

“Esta es una metodología nueva, con muchísimo potencial y muchísima versatilidad, que puede resultar muy bien, para mejorar y personalizar el aprendizaje. Ir hacia la personalización para cubrir las necesidades de nuestros alumnos”.

¿En qué consisten los paisajes de aprendizaje y de dónde surgen?

Una parte de esta experiencia surge a través del centro para la Innovación y el Aprendizaje de Sidney y también de mi trabajo con un grupo de profesores de España; lo vamos convirtiendo y vamos trabajando la metodología para hacerla más viable en las aulas, para trabajar con distintos docentes, creando un modo de trabajo y creamos el modelo de los paisajes de aprendizaje en España.

"Estos paisajes de aprendizaje son una pedagogía que busca la personalización del aprendizaje formulando un escenario de actividades muy variadas, donde los alumnos tienen la oportunidad de crear itinerarios diferentes, de acuerdo con las necesidades de cada uno, con el mismo currículo y en el mismo espacio. Creando una historia, desarrollando contenido educativo y permitiendo trabajar en el grupo o de manera individual.

“Es una forma de integración excelente, porque nos permite crear itinerarios con actividades obligatorias para todos los alumnos, se pueden cubrir los objetivos, pero también se pueden tener alumnos que tienen altas necesidades, que pueden seguir haciendo más actividades, Mientras que otros pueden tener actividades solo para ellos”.

¿Cómo se insertan esos paisajes de aprendizaje en escuelas que deben cumplir con los programas de estudios?

No hay ningún problema, porque todos las escuelas recogidas en este libro, todas las experiencias de estos colegios tienen planes de estudio, lo que hacen estos paisajes de aprendizaje es organizar itinerarios, a partir de los contenidos obligatorios, pero que que no todos los alumnos lo hagan de la misma manera y con las mismas actividades.

“Ese es el gran problema que tenemos que resolver, siempre pensábamos que los alumnos podrían estar en la misma aula, de la misma manera, a la misma hora, haciendo lo mismo, con los mismos contenidos y del mismo modo. Lo que necesitamos entender es que necesitamos un grupo de alumnos que trabajen currículo, pero que puedan aprender con distintos materiales, en distintos ritmos, con distinto orden de actividades”.

¿Cómo se definen los contenidos de esos paisajes de aprendizaje? ¿Lo hace el profesor con el alumno o solo el profesor?

Hay contenidos obligatorios que los marca el Ministerio de Educación, que los tiene que llevar cada alumno y que están marcados por el profesor.

“También hay capacidad de elección para alumnos que quieren optar por otras actividades, puedan elegir qué actividades hacer o alumnos que tienen necesidades especiales de cognición, de integración o auditivas también puedan hacer un trabajo colaborativo para entender qué es lo que mejor se adapta a sus necesidades”.

¿Qué diferencia ha detectado entre los que aprenden con paisajes de aprendizaje y los que no?

Que (esta metodología) permite darle mayor oportunidad a todos los alumnos, no solamente a aquellos que aprenden mejor sentados escuchando al profesor. Hay alumnos que pueden hacer cosas distintas y por lo tanto, tienen más capacidad de adaptación a las necesidades de los alumnos y desde luego a la experiencia de los alumnos.

“Favorece el aprendizaje interactivo de los alumnos, favorece que tengan la capacidad de elegir y hacer algo de manera autónoma, de ir desarrollando algo y entregarlo al profesor. Luego la experiencia de aprendizaje es mucho más rica y los prepara para lo que los espera (en el futuro)”.