Monserrath Vargas L.. 20 diciembre, 2018
Jóvenes de La Carpio identificaron cuáles son las problemáticas que afectan a su comunidad. Foto: Cortesía Oracle.
Jóvenes de La Carpio identificaron cuáles son las problemáticas que afectan a su comunidad. Foto: Cortesía Oracle.

Pobreza, delincuencia, maltrato infantil y drogadicción son algunas de las problemáticas que aquejan a La Carpio, según identificaron 40 jóvenes de esa misma comunidad y es por eso que decidieron colaborar en transformar esta situación usando tecnología.

Fue así como resolvieron recurrir a un chatbot, es decir, un programa informático capaz de realizar tareas automatizadas y que está basado en inteligencia artificial, similar al que utilizan las páginas de empresas en Facebook, para responder preguntas de sus visitantes.

El proyecto encabezado por Oracle en alianza con Sifais (Fundación Sistema Integral de Formación Artística para la Inclusión Social) se plantea primero, identificar las problemáticas y luego desarrollar la herramienta para beneficiar a la comunidad.

La primera fase del proyecto tuvo lugar los días 10 y 11 de diciembre en La Carpio, cuando los muchachos se reunieron en grupos de cinco para identificar los temas que deseaban trabajar, con la asesoría de seis voluntarios de Oracle.

Leandro Ramírez, gerente general de Oracle Centroamérica explicó que esta iniciativa proviene del propósito estratégico de esa empresa. “La idea surge para que las comunidades puedan idear herramientas tecnológicas que tengan algún tipo de beneficio o de impacto positivo para ellos mismos”, comentó.

En este caso Oracle contactó con Sifais, organización que ya apoya a niños para formarlos en distintas disciplinas, música, deporte, tecnología. “Este nos pareció un público apropiado; se ha hecho en otros países de Latinoamérica, este es el primer (taller de este tipo) en Costa Rica”, afirmó Ramírez.

¿Cómo funcionarán los bots? Por ejemplo, si uno de los problemas que se identifica es la contaminación, la herramienta se usaría para instruir a la gente y darle consejos sobre cómo prevenir o disminuir la situación.

Magdalena López, directora de enlace comunitario y del aula Montesori en La Carpio explicó que se escogió a las participantes basándose en su edad.

Los jóvenes seleccionados para crear los chatbots se encuentran entre los 11 y 15 años y forman parte de otras agrupaciones formativas en la comunidad, entre ellas violín, fútbol, arte, entre otras.

Según ella, el beneficio de que los mismos muchachos sean los creadores de estos chatbots es que “sale la información de la fuente, no hay intermediarios ni nada. (Estas interrogantes son) preguntas que ellos se hacen (y a las que contestarán los bots).

Además, López consideró que esta experiencia también es buena para abrir posibilidades de lo que pueden hacer a futuro.

En la segunda etapa del proyecto, que comenzará a trabajarse en enero del 2019, los muchachos trabajarán con alumnos de la Universidad Cenfotec, en el desarrollo de bots.