Francesca Chinchilla. 15 octubre
Las huellas digitales se diferencian de las cookies, ya que los usuarios no se dan cuenta de lo que está ocurriendo y no pueden renunciar a esto. Foto Archivo LN
Las huellas digitales se diferencian de las cookies, ya que los usuarios no se dan cuenta de lo que está ocurriendo y no pueden renunciar a esto. Foto Archivo LN

Cada vez que ingresa a Internet, desde su computador o desde un teléfono móvil, no debería confiarse. Sin que usted se dé cuenta, los sistemas operativos y las aplicaciones usadas envían información que permite monitorear todas sus actividades y su perfil de usuario.

Al navegar, las personas dejan una especie de “huella digital” (fingerprinting), que desde hace casi siete años se utiliza como método de rastreo, según indica el New York Times.

De hecho, aproximadamente el 3,5% de los sitios web más populares y utilizados en el mundo emplean este método para rastrear a los cibernautas y así obtener información valiosa.

Estos datos que acumulan los sitios web cuando una persona navega por la red, muchas veces son empleados con fines comerciales, para mostrar anuncios y hacer bombardeo de productos. Sin embargo, en manos de los ciberdelincuentes esta técnica resultaría bastante riesgosa, ya que mediante ella se pueden seguir los hábitos e intereses de la gente para cometer actos ilícitos como robarle información sobre tarjetas de crédito, débito y claves de acceso.

“El principal riesgo es que puede existir un hackeo, ya que entre más información contenga la huella digital, más valor tendrá para los ciberdelincuentes. El hacker podrá robar la identidad del usuario y hacerse pasar por él en todos los canales que pueda (redes sociales, cuentas bancarias, entre otros); podrá ingresar a los sitios de entidades financieras y hasta transferir dinero”, explicó Esteban Jiménez, especialista en ciberseguridad.

Como el rastreo se hace sin permiso, esto representa una clara invasión a la intimidad. Y es que aunque la persona se asegure de que sus datos están protegidos, sin darse cuenta le proporcionará a los sitios web y a las aplicaciones, parte de su información personal.

Ingresar a Internet brinda datos como la resolución de la pantalla, la ubicación, el idioma y hasta el sistema operativo que la persona emplea. Dicha información se le proporciona automáticamente a las páginas electrónicas para así poder cargar el sitio web en Internet correctamente.

Las aplicaciones, por su parte, utilizan los datos del dispositivo electrónico para que el ‘app’ se adapte a la velocidad del procesador del celular y, al igual que en una computadora, al tamaño de la pantalla.

Una vez que la información del dispositivo es recolectada, esta se almacena y va identificando a los usuarios por medio de un perfil digital y único.

El método se diferencia de las cookies, ya que los usuarios no se dan cuenta de lo que está ocurriendo y no pueden renunciar a esto. Una cookie (galleta informática) es un archivo creado por el navegador del usuario para almacenar su actividad en la Web. Estos datos son públicos y son proporcionados por el buscador que utiliza.

En el 2017 una investigación de la Universidad de Lehigh y la Universidad de Washington concluyó que la huella digital (ese rastro único) identificó al 99% de los usuarios.

¿Cómo protegerse?

De momento no existe un procedimiento que garantice, de manera efectiva, que las personas sean rastreadas, ya que, como se explicó anteriormente, todo se procesa de manera invisible. Lo que sí puede seguir el usuario son diferentes pasos para proteger los navegadores que normalmente utiliza.

¿Utiliza Android y Windows?

Si su dispositivo tiene sistema operativo Android o Windows, puede usar el navegador ‘Firefox’. Este cuenta con un sistema para impedir que los datos se carguen en algunos sitios web. Sin embargo, sepa que este mecanismo de defensa no está encendido por defecto; lo debe hacer manualmente. ¿Cómo? De la siguiente manera:

  1. Ingrese a las preferencias del navegador.
  2. Haga clic en ‘Seguridad y Privacidad’, seleccione ‘Personalizado y elija “fingerprinters”.
En Apple

Con Apple tiene protección en su computadora y teléfono móvil mientras use Safari. Ese navegador hace que las Macs y los iPhones parezcan iguales ante los sitios y, además, comparte el mínimo de información.

Esta defensa funciona por defecto, pero debe asegurarse de que su dispositivo cuente con una versión actualizada del sistema operativo.

Otro navegador

En otros motores de búsqueda también puede protegerse. Por ejemplo, existe Disconnet, un sistema que bloquea los rastreadores para los navegadores web. Tome en cuenta que instalar estos sistemas puede causar que los sitios de compras no funcionen correctamente.

¿Es mejor Google?

El gigante Google informó que proyecta incluir un mecanismo que resguarde a sus usuarios contra las huellas digitales, no obstante este método aún no tiene fecha de lanzamiento.

‘Apps’

Puede optar por eliminar las aplicaciones de desarrolladores extraños o las que no utiliza con frecuencia en su móvil. Las ‘apps’ gratuitas están más expuestas a los rastreadores, pero esto no significa que las de pago estén exentas.

También puede descargar Privacy Pro o Disconnect Premium, que analizan las actividades de todas las ‘apps’ para hallar y bloquear los rastreadores. Tome en cuenta que no indicarán cuáles son las que están creando la huella digital.