Larissa Minsky A.. 3 noviembre, 2018

Si viajar es un placer para la mayoría de la gente, las esperas de muchas horas en los aeropuertos son todo lo contrario. Pocos les encuentran el gusto a esos largos ratos, casi siempre estériles, mientras llega la hora de abordar el siguiente vuelo.

Sin embargo, la experiencia de los pasajeros puede ser completamente distinta si les toca hacer tránsito –no importa cuán largo– en el aeropuerto internacional Changi, en Singapur, que este año, al igual que los cinco anteriores, fue seleccionado como mejor terminal aérea del mundo.

Desde el jardín de girasoles, se divisa una de las tantas áreas donde se abordan aeronaves. FOTO: Changi Airport Group

Tal reconocimiento le fue conferido por Skytrax, una firma de auditoría creada en el Reino Unido que se dedica al análisis de calidad de las diferentes aerolíneas y aeropuertos del mundo.

Mil opciones

El gran problema para quienes deban permanecer en Changi será decidir cómo invertir su tiempo, pero no por falta de opciones, sino por la excesiva abundancia y diversidad de estas.

Los viajeros podrán ver despegar aviones desde una piscina ubicada en la azotea de la terminal 1, o bien visitar alguno –o todos los jardines– del complejo aeroportuario: el de cactus, el de girasoles, el de lirios, el de orquídeas, el mariposario, el “jardín encantado” (cuyos efectos sonoros y de iluminación recrean sonidos y estampas de la naturaleza) o un estanque donde admirar y alimentar peces Koi.

La oferta de tiendas no se limita a las habituales de perfumería y licores que hay en la mayoría de aeropuertos. FOTO: Changi Airport Group

Pero si prefieren alternativas de entretenimiento más tecnológico, podrán acudir a salas de videojuegos equipadas con consolas de última generación como Xbox Kinect y PlayStation4, además de máquinas Arcades para satisfacer a los gamers de la vieja escuela.

También tienen a su disposición salas de cine con muy cómodas butacas y proyección continua de películas, y hasta una producción teatral en vivo que se renueva cada cierto número de semanas.

Personas de hasta 2 metros de estatura pueden lanzarse por este sinuoso tobogán de 12 metros (cuatro pisos) ubicado en la terminal 3 del aeropuerto Changi. FOTO: Changi Airport Group
Arte y adrenalina

Un sinuoso tobogán de 12 metros de altura, el más alto que exista dentro de un aeropuerto, hace las delicias de quienes disfrutan de la adrenalina, y para aquellos turistas inquietos que quieren conocer un poco de cada ciudad adonde arriban, hay un tour gratuito en autobús que, en un recorrido de dos horas y media, los llevará a los sitios más emblemáticos de esta pujante y moderna isla-Estado del sudeste asiático.

Todo esto sin mencionar las diversas exposiciones de arte desplegadas en medio de sus 400 tiendas de artículos para venta al detalle y sus 140 restaurantes de toda clase de comidas, cafeterías y bares; salones de belleza y spas, gimnasios abiertos las 24 horas, baños con duchas para comenzar o terminar un largo día, y salas con pantallas gigantes para ver, en tiempo real, partidos de todos los deportes.

Aunque casi todos los servicios que ofrece Changi a sus usuarios son gratuitos, el uso de la piscina tiene un costo equivalente a $12. Por el clima de Singapur, siempre resulta grato refrescarse. FOTO: Changi Airport Group

Algo más: conexión wifi gratuita y de alta velocidad por todo el tiempo que deba estarse ahí.

Galardonado múltiples veces

El sitio de honor que ostenta esta concurrida terminal aérea se ratificó en marzo de este año, cuando, una vez más, obtuvo el galardón de la firma Skytrax, que anualmente realiza una encuesta mundial que responden casi 14 millones usuarios de más de 100 países.

Este estudio mide la satisfacción de los pasajeros en 39 aspectos que incluyen desde rubros como seguridad, área de migración, calidad de la atención, conexiones de los vuelos y zonas de compras, hasta detalles como la limpieza, los precios de los restaurantes, la disponibilidad de enchufes y dispositivos para cargar celulares y computadoras, y las áreas de descanso.

Por la estratégica ubicación de Singapur en el sudeste asiático, el aeropuerto Changi es una de las 20 terminales aéreas con más tráfico en el mundo.

Salas de cine sin costo para el pasajero mantienen una proyección continua de películas de géneros diversos. FOTO: Changi Airport Group

De hecho, en el 2017 pasaron por allí 62 millones de pasajeros, según datos brindados por Changi Airport Group (como dato comparativo, en el Juan Santamaría hay un tráfico ligeramente superior a los 5 millones de viajeros por año).

Pero nadie en Changi tiene intenciones de detenerse para contemplar tantos logros. Ya está en marcha el plan de agregar una terminal más a las cuatro existentes y, aunque ese nuevo edificio se terminará de construir en el 2030, hace dos años trabajan en los planos.

Áreas especiales para descanso, equipadas con camas especiales, abundan en diferentes puntos del aeropuerto. FOTO: Changi Airport Group

Más a corto plazo, a mediados del 2019, estará en funcionamiento un parque de canopy para aquellos que quieran deslizarse en un viaje veloz antes de abordar su próximo vuelo.