Nuevo reloj del fabricante del iPhone y la iPad empezaría a venderse a inicios de abril

Por: Juan Fernando Lara 27 febrero, 2015

San José

Apple Inc. hará el 9 de marzo una conferencia de prensa centrada en su Apple Watch, su primer reloj inteligente cuyo lanzamiento está previsto para inicios de abril. De este lunes en ocho, el fabricante detallará el día del lanzamiento, precios de los distintos modelos y le hará publicidad al artefacto detallando más sus funciones.

La invitación enviada ayer cita a los medios de prensa en el Centro de Artes Yerba Buena en San Francisco donde la compañía detallará el esquema final de precios para las distintas versiones, su disponibilidad y una nueva ronda de demostraciones sobre las capacidades del accesorio. La invitación dice: Spring Forward, (Primavera adelante); una obvia referencia al tiempo y al reloj.

El evento se hará recién concluida otra edición del Congreso Mundial Móvil de Barcelona que se realizará la otra semana y cuando otros fabricantes aprovecharán para anunciar nuevas tabletas, teléfonos y relojes inteligentes.

Al día de hoy, los interesados saben que el reloj arrancará en $350 para el modelo deportivo en cuerpor de aluminio. Fuera de eso, Apple ha callado referencias al costo del modelo regular y el ultra-lujoso Apple Watch Edition. El reloj representa la primera novedad de la compañía introduciendo una nueva categoría de producto desde el 2010 cuando Steve Jobs reveló la tableta iPad.

Apple anunció el Apple Watch en setiembre anterior cuando también introdujo sus teléfonos iPhone 6 y iPhone 6 Plus y, desde entonces, le ha estado haciendo todo el ruido que sea posible. El aparato ha sido portada de diversidad de revistas de moda, la revista The New Yorker publicó este mes un amplio perfil del jefe de diseño industrial y software de Apple, Jony Ive y Apple también pagó un inserto publicitario de 12 páginas en la edición de febrero de la revista Vogue.

Si había duda, ya no: Apple quiere hacer pensar al mundo en su reloj como la ineludible moda de temporada, tan inexcusable como la llegada de la primavera.