Faltando pocos minutos para el final dijo que le faltaba el aire y se desplomó en la cancha

 27 noviembre, 2014

La muerte sorprendió a Robert Hernández Fernández, de unos 29 años, cuando jugaba un partido de fútbol en la plaza de barrio El Carmen de Río Segundo de Alajuela.

Eran pasadas las 2 p. m. cuando se desarrollaba un campeonato de taxistas. La disputa era entre los equipos de Taxistas Unidos del Aeropuerto y CoopeHeredia.

Los del aeropuerto ganaban 4 -2, cuando, a pocos minutos de terminar el juego, tuvieron que detenerlo por razones de fuerza mayor. Hernández, poco después de decirle a sus compañeros que ya no aguantaba mucho que "estaba listo" , pues le faltaba el aire, se desplomó en media cancha, y ya no se levantó más.

La cancha quedó desolada. El OIJ se hizo cargo del levantamiento del cuerpo.
La cancha quedó desolada. El OIJ se hizo cargo del levantamiento del cuerpo.

Así lo relatan los compañeros del fallecido, quien era vecino de Santa Barbara de Heredia y tenia cerca de 9 años de trabajar como taxista del aeropuerto Juan Santamaria.

Según cuentan sus compañeros, este jueves se llevó a cabo el segundo partido de un campeonato que habría iniciado esta semana. Hernández era volante y era amante del futbol, pocos minutos antes de su muerte anotó el tercer gol para su equipo.

Pese a que dijo que le faltaba el aire, faltaban como dos minutos para terminar el juego, por lo que siguió, fue cuando una bola le dio en un brazo, caminó unos metros y cayó.

Henry Cortés, de la Cruz Roja de Alajuela, dijo que al llegar no presentaba signos y lo declararon fallecido.

Hernández deja una hija de cinco años.

Entre las medidas recomendadas para evitar la muerte súbita están hidratarse bien, controlar el asma y hacerse exámenes médicos con regularidad.