Eillyn Jiménez B..   19 diciembre, 2020

Un sujeto, de apellidos Rosales Venegas, figura como sospechoso de vender por Internet diversos tipos de licor que compraba en el Depósito Libre Comercial de Golfito.

Por ello, la Policía de Control Fiscal (PCF), del Ministerio de Hacienda, allanó el miércoles una casa en Desamparados, San José, y dos bodegas en San Diego de La Unión, Cartago.

Según las autoridades, el hombre tiene una empresa llamada Moko Licores, la cual se promocionaba por Instagram, Facebook e incluso en un sitio web, ¿por qué se considera que incurrió en un delito?

En la última edición de Conversando sobre Sucesos de este 2020, también hablamos de Christian Tijerino López, un tico– estadounidense que desapareció el 18 de febrero anterior en Guanacaste.

Ver más!

El miércoles pasado el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) concluyó sin resultados positivos una búsqueda del hombre en una propiedad de 2.000 metros cuadrados ubicada en Tamarindo de Santa Cruz.

Los trabajos se realizaron dos días después de que Patricia Seibert, madre de Tijerino, reclamó por la lentitud de la Policía Judicial para ubicar a su hijo.

Finalmente, profundizamos en la preocupación que tiene el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Fernando Cruz Castro, debido a la infiltración del crimen organizado en el Poder Judicial.

Justo esta semana, un juez de apellidos Araya Cerdas fue aprehendido como sospechoso de asesorar a una poderosa banda dedicada al narcotráfico, con el aparente objetivo de que uno de sus miembros justificara el origen de un dinero decomisado.

Al juzgador, la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos también le achaca la presunta facilitación de información sensible; sin embargo, no detallaron de qué tipos de datos se trataría.

Vea más: