7 enero, 2016
La presunta agresora fue trasladada ayer a los Tribunales de Ciudad Quesada, donde se mantiene a las órdenes de la Fiscalía hasta que se defina su situación jutídica. La vecina, quien avisó a la Policía sobre las agresiones a la menor, describe a la abuela como violenta. | CARLOS HERNÁNDEZ
La presunta agresora fue trasladada ayer a los Tribunales de Ciudad Quesada, donde se mantiene a las órdenes de la Fiscalía hasta que se defina su situación jutídica. La vecina, quien avisó a la Policía sobre las agresiones a la menor, describe a la abuela como violenta. | CARLOS HERNÁNDEZ

San Carlos. La noche del miércoles, Xiomara Salomón Álvarez vio a su vecina lanzar a la nieta, de dos años, contra una puerta y luego darle puñetazos, según narró a las autoridades.

La agresión se dio alrededor de las 6:40 p. m., en la comunidad llamada La Lucha, en La Tigra de San Carlos, Alajuela.

De acuerdo con el relato de la vecina, la abuela, de apellido Hurtado y de 37 años, había llegado en estado de ebriedad a tocarle la puerta de su casa. Sin embargo, Xiomara Salomón se negó a abrir porque en otras ocasiones le había “generado problemas”.

La dueña de la vivienda decidió llamar a la Fuerza Pública. Según dijo, esto enojó más a la conocida, quien la emprendió contra la nieta.

“La tomó por la fuerza y la estrelló contra la puerta principal. Le pedí que no maltratara a la niña, pero su respuesta fue alzarla nuevamente y tirarla contra la acera”, contó la mujer, de 34 años, en entrevista con La Nación.

Cuando la Policía llegó al sitio, la abuela estaba dándole puñetazos a la chiquita.

“Me desesperé porque creí que la iba a matar. Le dio por todo el cuerpo y la niña gritaba de dolor”, recordó la testigo.

Salomón afirmó que esa no fue la primera vez que se dio cuenta de maltratos a la menor, pues, en otras ocasiones, la escuchó llorar porque la estaban golpeando.

La vecina añadió que para que los lugareños no escucharan los gritos de la niña, la abuela subía el volumen del equipo de sonido.

Además, definió a la presunta agresora como “violenta” y recordó que, días atrás, Hurtado amenazó con lanzarle agua caliente a otro niño vecino porque estaba jugando con su nieta.

“Ayer (miércoles) sentí ganas de golpearla, pero no lo hice para no complicar la situación y que sean los tribunales los que se encarguen de ella”, manifestó Salomón.

Hasta la tarde de ayer, la sospechosa se mantenía a las órdenes de la Fiscalía de Ciudad Quesada, la cual la procesará por la vía de flagrancia, que es más rápida.

Niña fuera de peligro. Luego de la agresión, los agentes judiciales encontraron hematomas en la cabeza de la menor y la remitieron a Medicatura Forense para que sea valorada. Las autoridades comunicaron que la niña se encuentra estable.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) informó de que la madre de la víctima tiene expediente abierto, pero no por agresión, sino por otra falta que no puede ser revelada y se encuentra en un programa social educativo. La entidad añadió que la mujer mantiene la custodia, guarda y crianza de su hija.

“Se desconocen las razones por las que la madre no se encontraba en el hogar a la hora en que se dieron los hechos y hasta el momento en que nos comunicamos con la oficina local, todavía ella no había sido localizada. La menor quedó a cargo de un recurso comunal en la zona, mientras llega la mamá”, dijo el PANI.

Hasta ayer, la Policía tampoco localizó a la madre de la niña.