Hugo Solano C..   7 agosto
Ver más!

Un remolino de viento, como el que se formó la tarde de este martes en el cantón de Belén, Heredia, que se desplazó a Pavas, puede repetirse cuando las condiciones de las mañanas presentan altas temperaturas y bochorno, lo cual favorece la formación de anchas nubes negras conocidas como cumulonimbus o cumulonimbos.

Así lo manifestó el meteorólogo Juan Diego Naranjo, quien afirmó que el fenómeno es usual, principalmente en la época lluviosa.

“Se ve la gran base del cumulonimbo encima del remolino y un embudo alto que alcanza a tocar tierra”, dijo.

Este martes, al paso de uno de esos remolinos causó daños leves en el techado de algunas casas en Pavas, así como la caída de ramas en el tendido eléctrico, al oeste del Valle Central.

“Son corrientes de viento que se originan en las densas nubes y ocasionan los torbellinos, que generalmente son pequeños y no ocasionan daños importantes, contrario a lo que ocurre con los tornados en otras latitudes”, comentó el experto.

Un remolino de viento es de corta duración, con un máximo de cinco minutos.

El año pasado, varias casas en Quircot de Cartago fueron destechadas por un fenómeno similar.

Cuando ocurren en el mar se les llama trombas marinas, que suelen darse ocasionalmente en el Pacífico y en el Caribe.

Hay condiciones muy particulares de humedad en la atmósfera seguidas por aguaceros intensos que ayudan a formar las nubes densas que, a su vez, generan fenómenos como tormentas, granizadas y torbellinos.

A las 2:35 p. m. de este miércoles llovía fuerte en la General Cañas y otros sectores del Valle Central. Foto: Jorge Castillo.
Lluvias en la tarde

Para la tarde de este miércoles, el Instituto Meteorológico Nacional pronostica lluvias moderadas en el Valle Central, con montos de 20 a 30 litros por metro cuadrado.

Donde sí va a llover más fuerte y con tormenta eléctrica, es a lo largo de la vertiente del Pacífico, donde se prevén montos acumulados máximos de entre 50 y 60 litros por metro cuadrado.

Esas precipitaciones son típicas de la estación lluviosa y se acentúan por la inestabilidad que genera la zona de convergencia intertropical.

Ayer hubo anegamientos en Golfito y Osa, así como algunos cortes de fluido eléctrico en Puntarenas, Paquera y Jicaral, debido a la tormenta eléctrica, informó Sigifredo Pérez, de la Comisión Nacional de Emergencias.

Pérez dijo que no hubo necesidad de trasladar personas, pero llamó a la precaución porque se anuncian más precipitaciones y los suelos están saturados.

Para la zona norte y el Caribe, esta tarde se esperan aguaceros dispersos de corta duración en las llanuras y lluvias débiles en las montañas.