Hugo Solano C..   18 agosto
Edificaciones, negocios y casas de San José, concentran gran parte de personas que estarán en sus labores este lunes a las 10 a. m. y se unirán al simulacro por sismo. Foto: Rafael Pacheco.

Más de 6.000 inscripciones de brigadas y ciudadanos en la página simulacro.cr permiten estimar que más de un millón de personas serán evacuadas de sus casas, centros de estudio y trabajo este lunes a las 10 a. m., en busca de un sitio seguro en el que puedan protegerse en caso de terremoto.

Así lo confirmó Alexander Solís, presidente ejecutivo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), que comandará el Primer Simulacro Nacional.

“Lo que esperamos es que la gente aplique los pasos que hemos definido, registrarse, prepararse, evacuar y reportar. Del total de inscritos, casi 17.000 son personas con alguna discapacidad”, dijo Solís.

Esos datos permitirán a la CNE saber cuántas personas evacuan, de cuáles sitios y redoblar los esfuerzos en los sitios identificados como los más vulnerables.

El viernes la Caja Costarricense del Seguro Social advirtió de que no se va a unir al simulacro, ya que a raíz de la reciente huelga su prioridad es el restablecimiento de todos los servicios médicos, administrativos y financieros de la red institucional en todo el país.

Eso significa que más de 57.000 funcionarios van a laborar como de costumbre y tampoco se va a desalojar a miles de personas que acudirán a las clínicas y hospitales la mañana del lunes.

La mayoría de personas inscritas son de las cuatro provincias de la Gran Área Metropolitana (San José, Alajuela, Heredia y Cartago), pero en todo el país habrá participación. Si estas personas descargaron la aplicación simulacro.cr, a su celular va a llegar una señal cuando de inicio el simulacro.

Entre las dudas de la gente está si se van a suspender los servicios básicos, a lo que Solís respondió que no, porque el procedimiento tomará entre 10 y 30 minutos máximo.

Por lo anterior, antes y después del ejercicio, todo transcurre con normalidad.

Como la participación no es obligatoria, tampoco se pide detenerse a quienes vayan circulando en carreteras, porque eso podría causar un colapso en la red vial.

Los juicios programados por el Poder Judicial tampoco se van a suspender, pues muchas sedes judiciales no se unen a la actividad.

Entre quienes participen, el enfoque estará en el tiempo que se dura saliendo.

Muchas personas han pedido ayuda para identificar los puntos seguros en sus casas (marcos de concreto sobre las puertas, así como terrazas, sala, patio y lugares alejados de ventanales y de objetos pesados que puedan caer).

Otros piden ayuda para identificar las características de las salidas, por ejemplo que no haya obstáculos y que en el trayecto no esté la cocina con ollas calientes u objetos que puedan caer.

“Estamos apostando a una respuesta inmediata y pensamos que a las 10:10 a. m. comenzamos a recibir información sobre cuántas personas evacuaron, en qué sitio y el tiempo que duraron. Después de las 10:30 a. m. esperamos tener el 80% de datos recopilados", afirmó el funcionario.

En cuanto al costo del simulacro, Solís afirmó que se trata de un aporte de los propios presupuestos de cada institución, limitados a impartir charlas, sesiones de trabajo y otros, sin contratar recursos adicionales.

Ver más!

Las organizaciones que tienen los planes de emergencia más maduros, pueden agregar al simulacro otros escenarios específicos que les ayuden en la medida de sus capacidades.

Algunas de las municipalidades, como entes coordinadores de los comités locales de emergencias, han respondido con videos, vallas, volantes, perifoneo y redes sociales, para motivar a los ciudadanos a participar.

“Nosotros hemos pedido a los comités de emergencia plantearse el reto de evacuar las cuatro cuadras aledañas a su centro de comunidad y en esa línea han venido desarrollando su trabajo”, explicó Solís.

Cada comité se organiza con sus contactos, por ejemplo la de San José deberá coordinar con los administradores de condominios en la ciudad, para tratar de que se unan al ejercicio de evacuación.

Alberto Cole, alcalde de Osa, uno de los cantones del Pacífico sur donde los científicos esperan un fuerte movimiento sísmico en un plazo menor a ocho años, afirmó que una gran cantidad de lugareños “están apuntados”.

La brigada de ese municipio realizó la semana pasada un presimulacro. “Como es usual activamos las sirenas de la municipalidad, pero la respuesta no fue la que esperábamos, se tardaron dos minutos y medio en evacuar”, sostuvo.

Añadió que los funcionarios salieron antes de un minuto, pero los particulares que hacían gestiones tardaron más, pues preguntaban: ‘¿Qué pasa?, ¿qué pasa?’

Agregó que colegios, escuelas, algunas bananeras y empresas privadas, así como todas las instituciones públicas van participar.

Así debería ser la evacuación para una persona con discapacidad

Mariana Camacho Cordero, de 28 años, utiliza silla de ruedas para movilizarse desde que tenía seis años.

Esta vecina de San Pablo de Heredia dice que en su casa la terraza y el patio son los sitios seguros en caso de terremoto.

Ella vive con sus padres y un hermano. Casi nunca está sola. Trabaja de forma independiente y el lunes a las 10 a. m. espera estar en camino a una entrevista, por lo que posiblemente no participe de la práctica.

En nuestro país más de 18 de cada 100 personas mayores presentan algún tipo de discapacidad. Casi 17.000 integrantes de esta población participarán en el simulacro.

Muchos lo harán en las instalaciones del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad (Conapdis), en La Valencia, Heredia.

Para Mariana, uno de los puntos más importantes en caso de sismo, es que quienes les ayudan, tomen en cuenta los dispositivos o animales de apoyo que algunos de ellos usan.

“Si tiembla cuando uno está en un cuarto piso, ¿qué hacer con las sillas de ruedas? No se trata solo bajar al usuario, sino también su silla. Para los que la usamos permanentemente, se convierte en el mueble de movilización. En el momento en que somos separados de ella, perdemos completamente nuestra movilidad”, dijo.

Ese tipo de situaciones le preocupan, ya que en caso de sismo no se deben usar ascensores.

También estima que los albergues escogidos para una emergencia deben ser accesibles para personas con discapacidad.

Recordó que durante el terremoto de Cinchona ella iba en carro para una cita, cuando la sorprendió el sismo. Veía los postes de luz moverse hacia los lados. Esa vez suspendió la cita y regresó a su casa, donde ya su madre había sacado los cuatro perros al patio.

En el caso del terremoto de Nicoya, que ocurrió a las 8:42 a. m. del 5 de setiembre del 2012, ella estaba durmiendo y dice que al percatarse del sismo le costó mucho pasar de la cama a la silla de ruedas.

En su casa tiene las llaves accesibles y conoce la ruta de salida, que siempre está sin obstáculos, precisó.

Ver más!
Llega la hora y sonarán las sirenas

Las campanas de las iglesias repicarán y en las sedes de cuerpos de socorro como Bomberos y Cruz Roja sacarán los carros al frente de las sedes y sonarán las sirenas.

Varias televisoras también van a alertar sobre el inicio de la simulación.

La Cámara Nacional de Radio se une para que sus emisoras informen sobre el inicio del simulacro.

La CNE pide a quienes tienen alarmas en sus teléfonos o relojes, que las programen para que se activen el lunes 19 a las 10 a. m.

El Banco Nacional agregará al simulacro por sismo otro de incendio, en el piso 13.

La sede de la Policía Municipal de San José, en el Paso de la Vaca (Av 7, calle 6). cuenta con cámaras en diferentes ángulos, para observar el desalojo de edificios. Solo en el centro de la ciudad participarán unas 30 instituciones públicas, lo que significan unas 45.000 personas a evacuar.

Recomendaciones

Identifique los riesgos de su casa y de su entorno. Junto con su familia elabore un plan de emergencia frente a las amenazas identificadas. Ejercítelo y compártalo con sus vecinos del barrio.

Todo sitio de reunión pública o centro de trabajo está obligado por ley a tener señalizadas las salidas, rutas de evacuación y punto de encuentro.

Mientras tiembla, no se debe evacuar porque la incertidumbre es muy alta, lo que se debe hacer es buscar el sitio más seguro del lugar donde se encuentra.

La CNE pide mantener la calma, salir ordenadamente y que la población esté preparada.

Ver más!