Yeryis Salas.   25 agosto
La desaparición de Charlie Hughes fue divulgada este viernes por medios estadounidenses. Foto: FOX 13 News.

El rastro del turista estadounidense Charlie Edward Hughes, de 62 años, se perdió el 3 de agosto en Puerto Jiménez de Golfito, Puntarenas.

Días después, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) divulgó su desaparición, y medios norteamericanos reportaron que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) también le da seguimiento al caso.

Hughes, oriundo de Tampa, Florida, habría conocido a un lugareño en una visita a Costa Rica hace algunas semanas. Luego, volvió al país para verse con él de nuevo.

Sus familiares creen que esa persona, cuyo nombre no trascendió, está involucrada con la desaparición. Al parecer, el hombre estaba en el cuarto de hotel de Charlie cuando el personal llegó a preguntar por él.

El medio Fox 13 News indicó que Tiffany, una amiga que acompañó a Charlie en el paseo anterior, describió que el sujeto tenía una “reputación cuestionable”.

Charlie Hughes es oriundo de Tampa, Florida. No se conoce su rastro desde el 3 de agosto. Foto: OIJ

David Hughes, uno de los cuatro hermanos del desaparecido, declaró a esta televisora que “la impresión que (Tiffany) tenía de este hombre era que parecía casi un estafador”.

“Creo que mi hermano no notó eso. Incluso el dueño del bar donde lo conoció, aparentemente, le contó a Tiffany que se alejara de este joven, que él era problemático”, contó Hughes.

Su hermano menor, Barry Hughes, mencionó que Charlie “constantemente nos contaba sobre su paseo, las cosas que había hecho, y adónde iban a ir después. Siempre le hacía saber a alguien qué estaba pasando”.

Tras la noticia de la desaparición, las autoridades costarricenses enviaron a los familiares una foto del auto rentado por Charlie, inclinado en lo que parece un camino inundado.

Sus allegados consideran extraño que el contador retirado visitara una zona rural, pues él prefiere la ciudad.

Nancy Steffens, su hermana, afirmó al Canal 8 de NBC que “él amaba la vida en la ciudad. Ahí es donde él quería estar. Odiaba el campo. Nunca quería ir a algún lugar rural, de seguro no en vacaciones”.

Además del FBI y el OIJ, Charlie es buscado por el grupo de búsqueda de desaparecidos Texas EquuSearch, que envió un equipo al país.