Hugo Solano C.. 13 septiembre
En el centro de San José las lluvias podrían presentarse durante las tardes y menos fuertes que en el Pacífico. Foto: Rafael Pacheco.
En el centro de San José las lluvias podrían presentarse durante las tardes y menos fuertes que en el Pacífico. Foto: Rafael Pacheco.

El paso de una onda tropical ocasiona lluvias aisladas entre débiles y moderadas durante la tarde y primeras horas de la noche de este viernes en varios sectores del Valle Central y el Pacífico.

Según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), la actividad lluviosa se concentra desde la península de Nicoya hasta el Pacífico sur, donde se esperan montos entre 50 y 75 litros por metro cuadrado en periodos de seis horas.

En el Valle Central habrá lluvias menos fuertes este viernes, con un máximo de 40 litros por metro cuadrado en un periodo de seis horas.

En el Caribe norte y la zona norte, solo habrá lluvias ocasionales en las llanuras, lo mismo que en el Caribe sur, con montos de entre 10 y 30 litros en seis horas.

Aunque para este sábado la influencia de la onda habrá dejado nuestro territorio, al adentrarse en el océano Pacífico, la inestabilidad que deja a su paso y la cercanía de la zona de convergencia intertropical propiciarán más aguaceros en las tardes.

El IMN perfila para este fin de semana inestabilidad atmosférica y actividad lluviosa fuerte, especialmente en la vertiente del Pacífico y el oeste del Valle Central (Alajuela, Puriscal, Mora, Santa Bárbara de Heredia y otros).

Por ello, recomiendan precaución en zonas vulnerables a inundaciones por alcantarillado y por aumento de caudal en ríos y quebradas, además en sectores propensos a deslizamientos.

El meteorológo Daniel Poleo indicó que todavía no tenemos regiones con suelos saturados, porque setiembre ha tenido menos lluvias que el promedio.

Aunque ya terminó el Fenómeno El Niño, el paso a la fase neutra que seguirá de aquí a fin de año no implica un cambio súbito, sino que la influencia seca que dejó El Niño prevalece aún este mes.

El domingo pasado lluvias extremas que cayeron con montos de 200 litros por metro cuadrado en Lagarto y La Lucha de Río Claro, distrito de Guaycará, Golfito, destruyeron 19 casas y anegaron más de 100 viviendas y edificaciones.

Todavía se mantiene en el salón comunal de Río Claro un albergue con 23 personas, que por ahora no tienen permitido volver a sus casas debido al riesgo que afrontan.

Río Claro, al igual que Upala de Alajuela, han sido las regiones más golpeadas en la presente temporada lluviosa, caracterizadas por aguaceros focalizados que rebasaron los cauces de ríos y quebradas y generaron inundaciones y movilización de personas a albergues.