Hugo Solano C..   17 abril
Del las poco más de 9.200 llamadas que se reciben a diario, unas 3.800 generaron algún tipo de movilización de cuerpos de socorro. Las otras o no generan reporte, son indebidas o erróneas. Fotos Melissa Fernández Silva

La violencia intrafamiliar en proceso, casos médicos, riñas, quemas y alertas por conducción temeraria u otros hechos de tránsito disparan las alertas que ingresan al Servicio de Emergencias 9-1-1 durante Semana Santa, principalmente entre Jueves Santo y Domingo de Resurrección.

Eso hace que los 30 operadores de la sala prácticamente corten una llamada para recibir otra, pues durante este periodo hay un incremento de las alertas. En tiempo ordinario, se reciben en promedio 9.294 llamadas, es decir 387 por hora, de las que el 46% son erróneas o indebidas.

Solo en casos de violencia intrafamiliar, durante la Semana Santa del 2018, el sistema 9-1-1 atendió 337 casos diarios, cuando en un día normal el promedio fue de 267 al día, es decir aumentó un 20 por ciento.

Este año no parece variar, pues el promedio diario es de 290 y solo el domingo pasado se atendieron 483 casos, es decir creció un 67%.

El turno entre las 4 p. m. y las 10 p. m. es el de mayor actividad para los encargados de recibir las llamadas y ha obligado a la dirección de esa entidad a prever 249 horas extras para la presente semana a efecto de que las 30 plazas estén disponibles.

Normalmente, entre 18 y 25 personas atienden las llamadas, pero durante esta semana pasan a 30 y a veces 40 personas, pues se debe considerar personal que atienda cuando parte del equipo está en tiempo de alimentación, indicó Guiselle Mejía, directora del Sistema de Emergencias 9-1-1.

Según Mejía, el día de más actividad suele ser el Domingo de Resurrección, pues la gran mayoría de vacacionistas regresa a sus casas.

“Cuando la gente ve las aglomeraciones de carros empieza a llamar a ver qué es lo que pasa y congestionan el sistema con llamadas que no son emergencias”, dijo

Recordó que el año pasado el promedio de llamadas con incidente (sin contar las erróneas) en Semana Santa fue de 3.905 diarias y para este año proyectan que se van a superar las 4.000 por día.

Los días Jueves Santo y Domingo de Resurrección son los de más incidentes.

Algunos casos ocurridos entre Domingo de Ramos y Viernes Santo del año pasado.
Días libres, licor y fútbol

Como la mayoría de los trabajadores tiene libre el Jueves y Viernes Santos, el hecho de estar en la casa en ratos de ocio hace que muchas personas lleven licor y eso incide en los casos de violencia intrafamiliar.

Si a eso se suma que hay partidos de fútbol la agresión contra mujeres aumenta, pues los resultados generan frustraciones que combinadas con el licor suelen desembocar en violencia, dijo Mejía.

La presente Semana Santa tendrá el juego entre el Club Sport Herediano y la Liga Deportiva Alajuelense el sábado a las 6 p.m.

En otro ejemplo, las riñas pasaron el año pasado de 210, en días ordinarios, a 251 en Semana Santa.

Para este año, el promedio de llamadas por riñas es de 222 y solo este Domingo de Ramos se atendieron 374 llamadas por ese concepto.

Llamadas erróneas e indebidas

La funcionaria indicó que casi la mitad de las llamadas que reciben no corresponden a emergencias, por lo que llamó a la población a llamar solo cuando realmente sea necesaria la ayuda, para no saturar las líneas.

Son erróneas las que preguntan por servicios públicos como cortes de agua, luz o teléfono, así como los reportes por problemas con proveedores de cable o Internet.

Diariamente , se atienden 4.329 llamadas de ese tipo, lo cual retrasa en minutos la pronta respuesta a una verdadera emergencia.

El mes pasado se inició una campaña de prevención y se informó a 1500 usuarios desde cuyos números se han registrado al menos 10 llamadas erróneas en lo que va del año,para concientizar sobre el uso responsable de la línea 9-1-1.

Los operadores tienen la obligatoriedad de atender todas las llamadas y aunque la ley permite multar a quienes realizan llamadas indebidas (gente que hace bromas o niños que usan teléfonos de sus padres) muchas veces las sanciones no se pueden ejecutar pues a veces se hacen desde líneas prepago, lo que impiden saber el origen de la llamada.

Una campaña reciente permitió a la entidad bajar las llamadas erróneas

Efectivamente el llamado a colaborar con el 9-1-1 ha tenido un impacto positivo, pues las personas están cuidando mejor los recursos disponibles para atención de emergencias. Se observa en el grafico 1 que al inicio de la campaña telefónica, un día después se redujo a 2673 llamadas, cifra relativamente baja respecto al promedio que anteriormente se venía observando.

La actual plataforma virtualizada permite a al Sistema de Emergencias 9-1-1 que, ante un fallo por sismo, apagón u otra emergencia grave, el servicio continúe, lo mismo que existe una planta generadora de electricidad que funciona con combustible y entra en operación cuando falla el fluido eléctrico.

.