Patricia Recio. 29 diciembre, 2019
Aunque a bordo de la nave no se encontraron drogas, la embacación era tripulada por tres colombianos que años atrás habían sido capturados por autoridades de Guatemala y Estados Unidos. Foto: MSP para LN
Aunque a bordo de la nave no se encontraron drogas, la embacación era tripulada por tres colombianos que años atrás habían sido capturados por autoridades de Guatemala y Estados Unidos. Foto: MSP para LN

El semisumergible incautado el pasado 25 de diciembre en aguas del Pacífico sur costarricense llevaba 2.500 litros de diésel.

El Ministerio de Seguridad Pública precisó este domingo que el personal de la estación de Guardacostas de Quepos finalizó la extracción del combustible que llevaba a bordo esta nave de fabricación artesanal, y también confirmó que no transportaba ningún estupefaciente.

Martín Arias, director general del Servicio Nacional de Guardacostas, explicó que esta revisión es sumamente minuciosa, pues, además de descartar la presencia de cargamentos de drogas, otra de las finalidades de este proceso es extraer por completo cualquiera que sea el tipo de combustible que lleve la nave.

Según dijo, es común que estas embarcaciones lleven combustible en otras partes además de sus tanques, lo que representa un riesgo de derrame que puede contaminar los mares o el suelo donde se coloca el semisumergible.

Otra de las particularidades de este caso es que se encontró a más de 110 kilómetros de la costa de Corcovado, además, en horas de la noche, lo que implicó un gran esfuerzo por parte del personal de la patrullera GC 110-2 General Cañas.

El semisumergible transportaba 2.500 litros de diésel. Foto: MSP para LN
El semisumergible transportaba 2.500 litros de diésel. Foto: MSP para LN

La embarcación era tripulada por tres colombianos que años atrás habían sido capturados por autoridades de Guatemala y Estados Unidos, en diferentes operaciones, con lanchas cargadas de cocaína.

Arias explicó que luego de un tiempo sin decomisar este tipo de lanchas, las organizaciones narcotraficantes están retomando el uso de este recurso para transportar cocaína desde Suramérica hacia Centroamérica y México.

La del 25 de diciembre es la octava nave “de perfil bajo” que Guardacostas intercepta en el Pacífico costarricense. Seis de ellas estaban abandonadas y dos corresponden a decomisos.

Durante el operativo ordenado tras el decomiso del semisumergible, perdió la vida el policía de fronteras Janor López Muñoz de 33 años, quien participaba de una acción policial terrestre en el Parque Nacional Corcovado, en donde fue arrastrado cuando intentaba cruzar el río Claro.

El oficial fallecido tenía entrenamiento para afrontar este tipo de situaciones, como cruzar ríos cargando el equipo policial.

Janor López tenía seis años de laborar para el Ministerio de Seguridad Pública. Estaba destacado en la Unidad Móvil de Kilómetro 35 en Guaycará de Golfito, Puntarenas.

La nave fue localizada a 111 kilómetros de la costa de Corcovado en el Pacífico sur. Foto: MSP para LN
La nave fue localizada a 111 kilómetros de la costa de Corcovado en el Pacífico sur. Foto: MSP para LN