Hugo Solano C.. 12 septiembre
En Patio de Agua, Coronado, asesinaron el lunes pasado a John Sebastián Bejarano Rojas, de 34 años, uno de los 44 sujetos ultimados en los últimos 20 días. Foto: Mayela López
En Patio de Agua, Coronado, asesinaron el lunes pasado a John Sebastián Bejarano Rojas, de 34 años, uno de los 44 sujetos ultimados en los últimos 20 días. Foto: Mayela López

La seguidilla de asesinatos de los últimos 18 días puso en alerta al Ministerio de Seguridad Pública, que retomó con nuevos enfoques los operativos policiales en todo el territorio.

Desde el 26 de agosto pasado y hasta el 12 de setiembre se registran 44 asesinatos, y en cinco de los ataques hubo hubo dos, tres y hasta cuatro víctimas. En el mismo periodo del 2018, la cifra era de 21.

Además, agosto sumó 60 homicidios, que lo ubica como el mes más violento en lo que va del año, situación que puso a las autoridades con las barbas en remojo.

El director de la Fuerza Pública, Daniel Calderón, afirmó que a partir de la realidad que enfrenta el país en este momento, se cubrirá una franja horaria más extensa, con énfasis en las zonas más problemáticas, con más policías y ejerciendo un control más estricto a las motocicletas, que han sido el elemento común usado en los más recientes delitos.

Fueron motorizados los que mataron a dos sujetos el viernes pasado en Pavas, así como los que ultimaron a otros dos el domingo en Hatillo y al rumano y la modelo asesinados el martes pasado en Alajuelita. Un triple homicidio ocurrió en barrio México el 30 de agosto y el 1.° de setiembre hubo cuatro muertos en una persecución policial en Nandayure, Guanacaste.

(Video) OIJ se refiere al reciente pico de homicidios en el país

En este último caso ocurrido en Alajuelita, a plena luz del día, dos sujetos mataron a Ionut George Otelac, de 38 años y a la modelo Raquel Gamboa Mora, de 25, quien es una víctima colateral.

El motivo del crimen está en investigación; sin embargo, las autoridades no descartan que se trate de un ajuste de cuentas, pues el extranjero sobrevivió a otro atentado apenas en junio pasado en Tibás.

El rumano, que había salido de la cárcel en el 2009, luego de cumplir una pena por tráfico de cocaína, era padre de un menor nacido aquí. Por esa condición había solicitado a la Dirección de Migración y Extranjería la residencia permanente. Además, entre el 2014 y el 2016 registró diez salidas del país.

Retenes planificados

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, admitió que está consciente de la problemática actual y por eso anunció operativos mejor dirigidos, que involucren de lleno a otros cuerpos policiales como el Organismo de Investigación Judicial, la Policía de Migración, la Policía de Control Fiscal, la Policía de Tránsito y otras.

Indicó que algunas veces la Policía estará en entradas de las principales ciudades de forma visible, pero otras veces los retenes serán sorpresivos y enfocados a zonas turísticas, a combatir asaltos en calles, a luchar contra asaltos a furgoneros o a entrar en zonas de conflicto por narcotráfico.

Dijo que la meta es que de aquí a fin de año se supere el centenar de megaoperativos, pues hasta ahora se han desarrollado 82 y han demostrado ser una acción que mitiga los hechos delictivos.

Por ejemplo, este miércoles se desarrolló uno que dejó a 53 sujetos aprehendidos para investigación. De ellos, 18 tenían denuncias penales por casos como delitos contra la vida y robos. Se decomisaron 10 armas de fuego, así como 29 motos por incumplir la ley de tránsito.

(Video) Policía replantea megaoperativos

Otras seis motos cayeron por tener de denuncia de robo. Dos de ellas habían sido utilizadas en asaltos y sus ocupantes fueron aprehendidos en flagrancia.

En este operativo, que se extenderá por tres días seguidos, ya se decomisaron más de tres kilos de marihuana entre puchos y cigarros, así como más de 400 piedras de crack y varias dosis de cocaína.

Desafío

En lo que va del año se registran 384 asesinatos, contra 422 del mismo periodo del 2018. Aunque se contabilizan 38 menos que el año pasado, el hecho de que se hayan concentrado muchos en los últimos días preocupa a las autoridades, cuyo desafío es evitar que se reviertan las cifras positivas.

De los últimos 44 homicidios, 11 se atribuyen a ajustes de cuentas por drogas, el resto se deben a riñas, violencia intrafamiliar, asaltos, y hasta hubo cuatro sujetos muertos en un enfrentamiento con la Policía en Guanacaste.

“Nosotros vamos a seguir haciendo operativos y decomisando drogas en calles, océanos y las que llegan por aire, pero llamamos a la reflexión, porque se requiere un plan integral para detener la criminalidad”, explicó.

El Ministerio de Seguridad Publica cuenta con unos 11.000 oficiales divididos en cuatro turnos, pero algunos requerimientos a veces hacen que el recurso tenga que destinarse a situaciones específicas.

Pese a ello, Soto dijo que los asaltos, robos a casas, tachas a carro y otros delitos contra la propiedad han disminuido un 7% en relación con el 2018.

OIJ mantiene optimismo de bajar cifra de homicidios

Superados los primeros siete meses del año, el OIJ registraba 71 asesinatos menos con respecto al 2018; no obstante, la diferencia ha venido recortándose y a hoy es de apenas 38. Para los oficiales, la cifra llama a preocuparse.

Wálter Espinoza, director de la Policía Judial, admitió que la situación no es sencilla, pero su percepción es optimista y espera cerrar el año con cifras alentadoras.

Manifestó que ellos les corresponde encontrar organizaciones criminales así como a sicarios y continúan en ese proceso para tratar de reducir los índices de violencia.

El subjefe de la Oficina de Planes y Operaciones del OIJ, Juan Pablo Calvo, agregó que cuando han logrado desarticular bandas delictivas, ha surgido el fenómeno de que los mandos medios o incluso líderes de otras organizaciones luchan por ocupar el espacio que queda libre y por eso surgen algunos de los asesinatos.

Sin embargo, no todos se deben a disputas por narcotráfico.

Espinoza insistió en que el país está inmerso un área de mucho tráfico de drogas, de trata de personas, de tráfico de migrantes, de alta disposición de armas de fuego y de pandillaje juvenil, lo que abona a que el clima no sea el más idóneo, pero mantendrán la lucha frontal contra los homicidios y contra la impunidad.

Además, Michael Soto, jerarca de Seguridad, agregó que el narcomenudeo, del que se libraban muchas regiones hasta hace unos 15 años, se ha extendido por toda la geografía y eso incide en la delincuencia.

“Ahora las ventas de marihuana las tenemos por todo lado, se consume más y hay un mercado muy pujante en esa línea. La sociedad, lamentablemente, la ha venido viendo con algún tipo de normalidad. Se volvió una droga casi tolerada socialmente y eso hace que esté en todo el territorio", aportó.

Indicó que el consumo de marihuana ha crecido a niveles nunca antes vistos.

Lamentó que cuando ocurren asesinatos ligados a casos de drogas todo el mundo vuelve a ver la seguridad, pero falta generar principios y valores en los hogares y familias.

Insiste en abrir lugares de cultura y deporte, para sacar del ocio a los jóvenes, que son los más vulnerables a vincularse con bandas de narcotraficantes.