Carlos Arguedas C.. 12 octubre
La prohibición para el ingreso de visitas al Centro de Atención Institucional(CAI) Jorge Arturo Montero, más conocido como La Reforma, en San Rafael de Alajuela, se extenderá hasta el jueves. Foto: Albert Marín.
La prohibición para el ingreso de visitas al Centro de Atención Institucional(CAI) Jorge Arturo Montero, más conocido como La Reforma, en San Rafael de Alajuela, se extenderá hasta el jueves. Foto: Albert Marín.

El Ministerio de Salud ordenó este sábado suspender por cinco días las visitas a los privados de libertad del Centro de Atención Institucional (CAI) Jorge Arturo Montero, más conocido como La Reforma, que se ubica en San Rafael de Alajuela.

En un comunicado de prensa del Ministerio de Justicia se detalló que la medida se tomó por el brote de paperas, al tiempo que advirtieron que también se incluye al Centro Nacional de Atención Específica (antes conocido como Máxima Seguridad).

La nueva disposición rige hasta el próximo jueves 17 de octubre y contempla la suspensión de las visitas familiares, conyugales, el traslado a otros ámbitos y el aislamiento de personas contagiadas.

El director de la Policía Penitenciaria, Pablo Bertozzi, indicó que el servicio de encomiendas funcionará con normalidad.

En el CAI Jorge Arturo Montero desde el viernes se había ordenado el cierre de las visitas a cinco ámbitos (A3, A5, C2, C4 y D1). Anteriormente, esa misma medida se había aplicado para el ámbito C1.

El jueves se había comunicado el cierre del CAI Carlos Luis Fallas, en Pococí, por parte del Ministerio de Salud. El plazo allí se extenderá hasta el próximo 24 de octubre.

El brote de paperas afecta a las personas privadas de libertad desde hace ya varias semanas. Se estima que al menos afectó a 232 personas en el sistema penitenciario. El impedimento de ingreso a terceros está prohibido para evitar la propagación de la enfermedad.

De acuerdo con el último corte, 59 personas permanecen en aislamiento por haber contraído la enfermedad. La mayor cantidad de casos se reportan en la Unidad de Atención Institucional Reynaldo Villalobos (18 personas están enfermas)

El lunes anterior, precisamente, en el centro Gerardo Rodríguez, en protesta por las restricciones para el ingreso de familiares, al menos 900 reos, participaron de un motín donde colocaron colchones y les prendieron fuego.

Ante esos hechos, los policías penitenciarios lanzaron gases y tuvieron que capear las piedras que también les lanzaban los reos.

Luego de una hora, el motín fue controlado. Ese día se informó que no hubo oficiales ni reclusos heridos.