Hugo Solano C.. 26 noviembre, 2020
Los retenes y controles para prevenir y sancionar el irrespeto a la restricción vehícular sanitaria, se constituyeron en un obstáculo fuerte para las bandas de robacarros. Foto: Archivo/ MSP.
Los retenes y controles para prevenir y sancionar el irrespeto a la restricción vehícular sanitaria, se constituyeron en un obstáculo fuerte para las bandas de robacarros. Foto: Archivo/ MSP.

Las bandas robacarros sufrieron un golpe inesperado con la restricción vehicular sanitaria dictada por la pandemia de covid-19, la cual derivó en una reducción considerable de la cantidad de vehículos sustraídos en los últimos meses.

De acuerdo con Heiner Cortés, jefe de la Sección de Robo de Vehículos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la misma Policía se vio sorprendida por el efecto de prohibir la circulación vehicular en la franja horaria nocturna.

Mientras en enero y febrero los robos superaban los 315 vehículos mensuales, en abril fueron 155, es decir, una reducción de más del 50%.

El jefe policial indicó que San José es la provincia con más casos y ahí también se nota la baja, pues en marzo se robaron 57 vehículos y en abril bajó a 13.

Algunos grupos que operaban en las madrugadas se pasaron al día, pero aún así se nota una reducción grande y la mayoría fue por golpear la franja horaria de la madrugada, debido a que a esa hora se le facilitaban las acciones a grupos especializados que robaban y trasladaban el carro de una vez al desarmadero.

Se les dificulta hacerlo porque, además, los diversos retenes policiales para el control de la restricción fueron rigurosos con el fin de reducir la expansión del virus Sars COV-2.

“Ahora que bajó un poco la restricción en franja nocturna y se permite circular hasta las 10 p. m. y no hasta las 8 p. m. como ocurría antes, las bandas se están volviendo a animar”, dijo Cortés.

En octubre hubo un incremento, pues se registraron 56 sustracciones en San José y este mes que está a punto de terminar van 53.

Repartidores de comidas

Según Cortés, como durante la pandemia han aumentado las solicitudes de comida a domicilio, también se nota un aumento en el robo de vehículos a los repartidores exprés.

Si la moto o el carro que usan están entre las marcas más apetecidas comercialmente, las bandas no lo dudan en aplicar bajonazos.

Cuando los ladrones hacen el pedido y ven en el celular que el carro o la moto asignada no es de una marca de la que puedan extraer y vender los repuestos fácilmente, cancelan el pedido.

Cortés llamó a los repartidores a estar atentos, principalmente en zonas donde es más usual que ocurran asaltos.

Dijo que podrían entrar acompañados de motorizados que tengan que hacer entregas en zonas cercanas, de modo que van y entregan uno y luego, juntos, van al otro punto.

“Hay que medir mucho la zona, la hora y que la empresa como tal cuide un poquito más a los motorizados”, acotó.

Vuelve el “gemeleo”

El robo de características y placa de un carro, incluso en el ámbito registral, con abogados de por medio, faculta el “gemeleo” de vehículos, situación de la que este año han descubierto 15 casos.

El objetivo de las mafias es vender vehículos robados y gemeleados de modo que el comprador de un carro usado le parece que todo está a derecho, incluso en el Registro de la Propiedad.

La sorpresa suele darse cuando el carro llega a la revisión técnica vehicular y no se la aplican porque ya un carro igual obtuvo la debida aprobación de la prueba con esa misma placa.

Así las cosas, el comprador estafado pierde el dinero y el vehículo, porque de inmediato se gira una alerta a la Policía Judicial.

Otro momento crucial es en épocas como la presente, en que está al cobro el derecho de circulación o marchamo y cuando se llega a cancelar se detecta que el pago ya fue realizado, por lo que también se alerta al OIJ, con el fin de que se investigue lo ocurrido y se pueda dar con las bandas organizadas que están detrás de esos casos.

La Policía Judicial procede con el envío del carro a los laboratorios forenses, para determinar si es el original o no, y en caso de que sea el gemeleado, se decomisa.

Carros parqueados, en lugares solitarios, sin cuido, o poco transitados, son objetivo de bandas de robo de vehículos. Foto: Archivo/ Rafael Pacheco.
Carros parqueados, en lugares solitarios, sin cuido, o poco transitados, son objetivo de bandas de robo de vehículos. Foto: Archivo/ Rafael Pacheco.