Reiner Montero, corresponsal GN, Yeryis Salas. 19 marzo
El OIJ encontró el hueso con ayuda de perros adiestrados en la búsqueda de restos humanos. Foto: Reiner Montero.
El OIJ encontró el hueso con ayuda de perros adiestrados en la búsqueda de restos humanos. Foto: Reiner Montero.

Policías encontraron enterrado el cuerpo un hombre de tez blanca, el cual tenía un tatuaje de un ancla en el brazo derecho, confirmó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El hallazgo lo efectuaron este martes los perros de la Unidad Canina de la Policía Judicial. Los restos estaban dentro de una fosa en la comunidad de El Bosque, en Guácimo de Limón, a 50 metros del sitio donde se halló un fémur el miércoles pasado.

El fallecido vestía una pantaloneta de mezclilla, tenis de color blanco y una camiseta de color oscura, añadió la Policía Judicial.

En la búsqueda participaron oficiales de la Fuerza Pública y agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Guápiles, así como un juez y un fiscal.

En un inicio encontraron el hueso de una pierna, por lo que excavaron en ese punto para dar con la fosa donde estaba el resto del cuerpo.

El cuerpo fue encontrado la mañana de este martes. Foto: Reiner Montero.
El cuerpo fue encontrado la mañana de este martes. Foto: Reiner Montero.

La semana anterior, los agentes judiciales presumieron que el hueso encontrado podría pertenecer a un hombre fallecido hace un mes, aproximadamente.

Los policías continuarán explorando esa zona montañosa, donde podría haber más hallazgos similares.

La desaparición de varios hombres se ha denunciado en los últimos meses en los cantones de Guácimo y Pococí. Además, se ha mencionado que otras personas del Valle Central, cuyo paradero también se desconoce, son asesinadas y llevadas a esa región del Caribe para ocultar su rastro.

Los restos ubicados recientemente ocurren en una zona donde hace dos años fue localizado el cuerpo desmembrado de un hombre. A ese individuo lo habían quemado y enterrado.

Ese cadáver fue posible ubicarlo con base en llamadas anónimas que recibió la Policía Judicial y en las cuales se detallaba con exactitud el paradero del cuerpo.

Colaboró en esta información Carlos Láscarez.