Carlos Láscarez S.. 14 julio, 2016

Un marero salvadoreño identificado como Jaime Ricardo Guzmán Durán, de unos 35 años, fue aprehendido la noche del jueves por oficiales de la Fuerza Pública de Pavas, luego de que despojó de un teléfono celular a una joven.

El asalto ocurrió a las 7:30 p.m. en las inmediaciones del cementerio de Pavas, al momento en que el extranjero y otro sujeto que logró escapar amenazaron con un cuchillo a la mujer.

El extranjero fue reconocido por la joven a que le sustrajo un teléfono celular.
El extranjero fue reconocido por la joven a que le sustrajo un teléfono celular.

Érick Calderón, subdirector regional de la Fuerza Pública de San José, manifestó que el extranjero pertenece a la mara 503 de El Salvador, la cual surgió luego de que se unieron integrantes de la Mara 18 y la Mara Salvatrucha (MS).

"Se identifica por medio de los tatuajes que tiene. Se le decomisó un arma blanca tipo cuchillo. La víctima lo logró identificar como el causante del asalto. Andaba con otra persona, la cual logró escapar", explicó Calderón.

El jefe policial añadió que la detención ocurrió gracias al despliegue policial que suelen tener en la zona.

El salvadoreño había sido detenido en San José centro el 31 de marzo del 2012 y deportado ese mismo año.

En aquella ocasión ingresó a Costa Rica el 11 de noviembre del 2011 por el puesto de Peñas Blancas, procedente de Nicaragua, confirmó el Ministerio de Seguridad Pública.

Está previsto que el foráneo sea trasladado a la Fiscalía de Flagrancia, por lo que se coordina con agentes de Interpol. El detenido manifestó que ingresó al paía hace 22 días por puestos no habilitados.

El 503 es el sufijo telefónico internacional de El Salvador y el objetivo de los pandilleros es ganar capacidad de ataque, aglutinar fuerzas, coordinar operaciones y seguir consolidándose como mafia del crimen organizado.

Noticia en desarrollo.