Por: Hugo Solano C..   29 agosto
Los refugios en el mirador del cráter del Poás, permitirán a los turistas guarecerse en cuestión de 10 segundos, ante cualquier eventualidad. Foto: Diana Méndez

El turismo volverá al Parque Nacional Volcán Poás, en Alajuela, a partir de este viernes.

Sin embargo, habrá varias novedades, como la adquisición de entradas en línea, horario variado, una laguna cratérica más grande y un sistema de seguridad reforzado, por tratarse de un coloso activo.

En el acto de reapertura, que tuvo lugar este miércoles, el presidente de la República, Carlos Alvarado, destacó que Costa Rica es el primer país de Centroamérica con sistema de gestión de riesgo en un volcán.

En esta fase solo se permitirá el ingreso al mirador del cráter, por lo que se estima que los visitantes permanecerán una hora en promedio dentro del parque nacional. Al presentar el comprobante de la entrada, se les brindará una inducción rápida por parte de guardaparques, para que conozcan las nuevas condiciones y los sistemas de alerta que deben acatar ante una eventualidad.

Ver más!

El primer grupo ingresará a las 7 a. m. y el último, a la 1:20 p. m., con la idea de cerrar a las 2 p. m.

Luego, recorrerán durante unos 20 minutos el sendero que lleva al mirador, estarán otros 20 minutos ahí y después volverán al área de parqueos para retirarse del lugar.

No hay tiendas, cafetería, áreas de pícnic u otros senderos habilitados en esta fase.

Además de cuatro refugios en el cráter y uno en el área de baños, se colocaron cuatro estructuras de madera que impiden el paso de turistas a otros senderos, como el que lleva a la laguna Botos.

Todos los visitantes entrarán con un casco de seguridad, que se les suministrará al ingreso. En los refugios, hay mascarillas y, en el mirador, se cuenta con banderines para ver la dirección del viento. Los guías tendrán sensores de medición de gases en tiempo real, con el fin de detectar si surgen niveles altos de ácido sulfúrico que obliguen a desalojar el sitio, o bien a protegerse en los refugios mientras pasa el riesgo.

El presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Alexánder Solís, destacó que las medidas de mitigación contemplan un plan de respuesta ante una emergencia que está armonizado con los guardaparques, los guías turísticos y la población.

Sary Valverde, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), dijo que les complace la reapertura al público y esperan que un aumento en la visitación redunde en la economía de los empresarios locales.

Añadió que esperan que futuras valoraciones puedan flexibilizar las medidas con las que se reabre, para que los visitantes puedan disfrutar del coloso con mayor calma y detenimiento.

La jerarca gremial también afirmó que brindarán su apoyo divulgando a empresas y guías de turismo la reapertura del acceso al volcán, a sabiendas de que hay gran expectativa por parte de los turistas nacionales y foráneos.

Entradas en línea

Las autoridades del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) anunciaron este miércoles, durante la actividad de reapertura, que los boletos ya se pueden adquirir en Internet.

Durante los primeros días habrá cierta flexibilidad para personas que lleguen al parque sin entrada, dijo el ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodriguez, pero pronto se migrará hacia el sistema único de ingreso solo para quienes compren el tiquete en línea, y esa tendencia se va a ampliar en el futuro a otros volcanes.

“Al principio vamos a tener un sistema mixto, pero nos vamos a ir moviendo hacia un sistema electrónico. En pocas semanas, la gente se acostumbrará al sistema”, acotó.

Rodríguez agregó que eso agiliza el manejo de los grupos y es parte de las medidas de seguridad. “Evita problemas en el manejo de los fondos, así como el acaparamiento de las entradas por algunos operadores de turismo, lo que facilita la visitación”, explicó.

En ese sentido, el director del Área de Conservación Central, Rafael Gutiérrez, añadió que ya se dio capacitación a los operadores de turismo y a los comerciantes de la zona sobre la forma de hacer las reservaciones y se les explicó la reglamentación. Todo eso está en la página web del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) para que cualquier persona se entere de los cambios.

De igual manera, se capacitó a los que manejan el servicio de buses al Poás, de modo que ellos también puedan hacer las reservaciones en línea cuando los pasajeros abordan.

Este fin de semana, en el Parque Nacional habrá personal especializado para atender eventualidades y consultas.

Inyección de optimismo

Los vulcanólogos del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) y la Red Sismológica Nacional (RSN) coinciden en que la actividad volcánica actual permite la visitación al sitio siempre y cuando se respeten los protocolos establecidos.

“Me parece una inyección de optimismo para toda la región. Los gases estuvieron abundantes por prácticamente un año, pero ahora están deprimidos. Solo hay unas plumas tenues de la terraza este y lo más común es que tiendan hacia el oeste y no hacia el lado sur, que es donde está el mirador”, dijo el vulcanólogo Eliécer Duarte.

El experto agregó que el lago creció en al menos 30 metros al desaparecer el domo y, actualmente, tiene un diámetro de unos 380 metros. Esa laguna es un filtro natural que evita la salida directa de los gases a la atmósfera.

Sobre la intención del ministro de Ambiente de extender el sistema de seguridad a otros volcanes, el sismólogo Marino Protti dijo que todos son diferentes y que primero se debe analizar aspectos que van desde el acceso a ellos como la actividad que presentan.

Acaba la incertidumbre
Enrique Vega y María del Carmen Arias, estaban estusiasmados por la reapertura del acceso al volcán. Su restaurante, en Poasito, solo abría los fines de semana y para mantenerlo gastaron sus ahorros de años. Foto: Diana Méndez.

El presidente de la Cámara de Comercio de la región Volcán Poás, Lionel Araya, afirmó que esta reapertura acaba con la incertidumbre en la que estaban sumidos los comerciantes de la zona. Ahora se preparan para afrontar mejor lo que viene.

María del Carmen Arias, dueña del restaurante El Volcán, explicó que su familia se vio muy afectada. Al bajar las ventas en un 95%, se vieron obligados a gastar los ahorros, vender unos terneros y cambiar de actividad.

Ella tuvo que irse a trabajar arrancando papas, para así poder mantener las truchas, que son el sustento de su restaurante, el cual solo abrían por ratos en las tardes y los fines de semana.

“La economía se fue. Les damos gracias a algunos clientes de Heredia y de Grecia que nos ayudaron a mantenernos. Ahora, de la alegría quiero llorar, porque sí fue difícil lo vivido. Incluso, hicimos una manifestación en la entrada al volcán, para que nos ayudaran”, contó.

También les favoreció que la gente que construyó los refugios se hospedó en unos cuartos que ellos tienen, y ella les vendía la comida, lo que también fue un aliciente, reconoció.

Freddy Vargas, dueño del restaurante Freddo Fresas, en Fraijanes, afirmó que se van a preparar mejor porque esperan más gente a partir del viernes.

“Lo que hemos hecho es restarle horas al personal e irlo rotando, para no quitar a nadie, porque las ventas cayeron en más de la mitad. El turismo nacional es el que nos ha salvado y le estamos muy agradecidos. Hemos ido a la mano de Dios”, afirmó.

Las nuevas condiciones

Tarifas y horarios (solo con reserva)

Todos los días de 7 a. m. a 1:20 p. m., incluyendo feriados.

¢1000: visitantes nacionales y residentes mayores de 13 años.

¢500: niños nacionales y residentes (de dos a 12 años).

$15: visitantes no residentes mayores de 13 años.

$5: niños no residentes (de dos a 12 años).

¢500: visitantes nacionales y residentes de educación primaria y secundaria en giras educativas organizadas por los centros de estudio y que hayan sido coordinadas previamente con la Administración del área silvestre protegida.

Los estudiantes de educación superior deben cancelar la tarifa establecida para visitantes nacionales o no residentes, mayores de 13 años.

No pagan ingreso los niños menores a dos años de edad, así como los visitantes nacionales y residentes mayores de 65 años.

No se recomienda la asistencia de adultos mayores ni tampoco niños pequeños, además de personas con enfermedades respiratorias. Aunque no se trata de una prohibición, conviene tomarlo en cuenta.

Tarifas de parqueo

¢1000: motos

¢2000: vehículo liviano

¢4000: microbús y autobús

Mascarillas y sensores fueron mostrados a los asistentes al acto de reapertura este miércoles 29 de agosto. Foto: Diana Méndez.
Se espera que este solitario panorama en los negocios cercanos al Poás, retome pronto la dinámica que tenía antes. Fotos: Diana Méndez