Carlos Láscarez S.. 1 agosto, 2015

Un padre que ingresaba a la casa que alquilaba luego de recoger a su hijo en el kínder, fue acribillado, este viernes, de al menos nueve balazos.

Papá muere acribillado luego de recoger a su hijo
Papá muere acribillado luego de recoger a su hijo

El asesinato ocurrió a las 5:10 p. m., en la urbanización Vistas del Valle, en Jaboncillal de Mata de Plátano de Goicoechea.

El fallecido fue identificado por la Policía como Anselmy Gabriel Caracas Manzanares, de 26 años. Este fue sorprendido por un pistolero que, al parecer, lo esperaba.

La víctima llevaba dos meses y medio de alquilar la vivienda, luego de que emigró del barrio La Colina de Limón, junto a su esposa de 22 años y su hijo de dos años y cuatro meses. El menor resultó ileso en los disparos.

En el momento de los impactos, la esposa de Caracas estaba en el segundo piso, por lo que le dijo a los oficiales no haber escuchado nada extraño.

El kínder se sitúa a cuatro casas (unos 40 metros) del lugar donde fue ultimado a balazos.

José Francisco Cordero, subdirector de la Fuerza Pública de San José, manifestó que como principal sospechoso del homicidio figura un sujeto, quien presuntamente llegó a pie y se desconoce cómo escapó.

“La alerta ingresó por medio del Sistema de Emergencias 9-1-1. Nos reportaron que se habían escuchado varias detonaciones. La Cruz Roja lo declaró como fallecido”, dijo Cordero.

El cuerpo de Anselmy Gabriel Caracas, de 26 años, quedó en la entrada a la cochera, luego de que fue sorprendido por un pistolero. En la escena se recolectaron al menos 15 casquillos de una pistola. | JOHN DURÁN
El cuerpo de Anselmy Gabriel Caracas, de 26 años, quedó en la entrada a la cochera, luego de que fue sorprendido por un pistolero. En la escena se recolectaron al menos 15 casquillos de una pistola. | JOHN DURÁN

La Policía indicó que Caracas había sido investigado por un homicidio y contaba con una orden de captura por el delito de infracción a la ley de armas.

En la acera y la cochera, se localizaron casquillos de una pistola de calibre .40, los cuales fueron embalados por agentes del OIJ. Mientras la madre estaba siendo entrevistada por agentes de Homicidios, el niño se mantuvo al cuidado de una oficial de policía.

Vecinos que prefirieron no revelar su identidad manifestaron que se escuchó un fuerte estruendo, similar al sonido de cuando caen varias láminas de cinc, por lo que decidieron salir.

“Eran personas que salían poco. Desconocemos en qué trabaja el muchacho, solo que habían venido de Limón. Él siempre iba a recoger al niño al kínder”, dijo una vecina de la localidad.

Estos mencionaron que, en apariencia, el gatillero pudo haber abordado una motocicleta de color oscuro en una esquina.

Los homicidas pudieron haber escapado por una calle solitaria que comunica Mata de Plátano con Vista de Mar de Goicoechea, que es poco transitada.