Irene Vizcaíno.   3 enero
La coloción de los conos en media calle anuncia el comienzo de la mejenga con los policías. Fotografia MSP

No solo megaoperativos o persecuciones llevan a los policías de la Fuerza Pública a los barrios difíciles del país. Hay otras misiones más divertidas e igualmente provechosas.

Se trata de las mejengas de fútbol y la proyección de películas que los oficiales llevan a los chiquitos que viven en esas comunidades.

Los llamados programas preventivos permitieron acercarse a 7.000 niños a lo largo del 2019.

La intención del Ministerio de Seguridad es, por una parte, fomentar el deporte y la recreación para alejar a estos menores de la violencia y las drogas, que en algunos casos están en su entorno.

Por otra, pretenden hacer comprender a los niños que los policías son amigos en quienes se puede confiar y a los que pueden acudir si necesitan ayuda.

“Este año más de 500 mejengas se realizaron en el país, y miles de menores patearon el balón de fútbol junto a los agentes en comunidades de atención prioritaria como Pavas, Tirrases, Tibás, La Uruca, Alajuelita, San Sebastián, Desamparados, entre otras, en la provincia de San José”, informó Seguridad Pública.

La iniciativa fue llevada a otras zonas, incluso a regiones limítrofes con la participación incluso de la Policía de Fronteras.

Todo comienza con unos conos puestos en la calle, señal de que habrá partido. Ahí llegan tanto niños como niñas a unirse a los uniformados en el juego. Aquella convivencia rompe el hielo; luego viene la charla con que se concreta la amistad. Todo termina con algodón de azúcar, palomitas y pintacaritas.

Uno de los objetivos del acercamiento es que los niños sepan que pueden confiar en los miembros de la Fuerza Púlica. Fotografía MSP

Lo mismo ocurre con el Programa Cine en mi Barrio mediante el cual se proyectaron más de 40 filmes que atrajeron a cientos de personas, sobre todo menores.

“La prevención es una de las herramientas principales con la que cuenta la Policía, ya que nos permite llevar un mensaje de optimismo, de esperanza, mensajes sobre disciplina, respeto y sobre la forma en que los niños y niñas puedan salir adelante y ser exitosos en la vida", manifestó Eduardo Solano, viceministro de Seguridad.

Las mejengas y películas se mantienen en la agenda de la Fuerza Pública para 2020.

Después del juego, un merecido refrigerio para los niños. Fotografía MSP