Carlos Arguedas C., Reiner Montero. 22 abril
La menor fue llevaba el miércoles poco después de las 6:30 p.bm. en un carro particular al Hospital de Guápiles. Luego decidieron trasladarla al HNN en San José. Foto Reiner Montero.
La menor fue llevaba el miércoles poco después de las 6:30 p.bm. en un carro particular al Hospital de Guápiles. Luego decidieron trasladarla al HNN en San José. Foto Reiner Montero.

Un balazo con una escopeta calibre 12, que al parecer fue percutido desde corta distancia, mantiene en estado grave a una niña de 10 años, en el Hospital Nacional de Niños (HNN).

La menor recibió el impacto en el abdomen, situación que le comprometió varios órganos, dijo el doctor German Guerrero Quesada, jefe de la Unidad de Traumas del Hospital Nacional de Niños (HNN).

La víctima permanece sedada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El incidente en el cual resultó herida la menor ocurrió el miércoles a las 6:28 p. m., dentro de una vivienda en barrio Santa Clara, a unos dos kilómetros del centro de Guápiles, en el cantón de Pococí, Limón.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó, preliminarmente, que un sujeto desconocido ingresó a la vivienda y realizó una detonación que impactó a la menor en el abdomen y luego huyó del lugar.

Sin embargo, otra versión que era indagada por la Policía señala que fue una persona que estaba dentro de la vivienda que estaba manipulando la escopeta, cuando el arma se disparó accidentalmente e impactó a la menor.

La niña fue trasladada de inmediato a un carro particular al Hospital de Guápiles, donde le realizaron una intervención de emergencia y a las 7:19 p.m. debido a lo delicado de su estado, se tomó la determinación de trasladarla al Hospital Nacional de Niños, en San José, a donde ingresó a las 9:22 p. m.

“En horas de la madrugada tuvo que ser intervenida nuevamente y posteriormente se le llevó a la Unidad de Cuidados Intensivos. De momento se mantiene estable dentro de su gravedad. Muy probablemente mañana (viernes) tengamos que llevarla nuevamente a otra intervención por las características de las lesiones, pues hay varios órganos en el abdomen con compromiso”, dijo el médico German Guerrero.

El especialista indicó que, por ahora, no tienen claras las circunstancias en las cuales resultó herida la menor, pero verificó que las lesiones que presenta la víctima son compatibles con un disparo de una escopeta.

“Los disparos de escopetas son perdigones que provocan lesiones muy dispersas y de diferente grado de afectación, dependiendo de la distancia a la que haya sido disparada. Según la historia, en este caso fue una escopeta desde alguna corta distancia, cuánta eso sí no los sabemos. Si son de larga distancia solo ocasiona lesiones en la piel y músculo, pero ya para que penetre la cavidad sí son de más corta distancia”, explicó.

Oficiales de la Fuerza Pública se hicieron presentes al lugar donde se produjo el incidente, pero no fue posible conocer si allí decomisaron el arma de fuego. Luego agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se hicieron cargo de las pesquisas.