Eillyn Jiménez B., Reiner Montero, corresponsal GN. 7 abril
El Juzgado Penal de Pococí acogió la solicitud de la Fiscalía Adjunta de la zona e impuso 12 días de arresto domiciliario a Zúñiga. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN
El Juzgado Penal de Pococí acogió la solicitud de la Fiscalía Adjunta de la zona e impuso 12 días de arresto domiciliario a Zúñiga. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN

Un misionero permanecerá 12 días en arresto domiciliario, ya que incumplió la cuarentena que debía realizar por llegar a Costa Rica el pasado 3 de abril procedente de México.

El Juzgado Penal de Pococí tomó la determinación este lunes, luego de que el costarricense, de 23 años, fuese detenido por oficiales de la Fuerza Pública en el centro de Guápiles.

La Fiscalía Adjunta de Pococí informó de que al hombre se le abrió una causa por el presunto delito de desobediencia, debido a que al llegar a territorio costarricense se le notificó que debía permanecer en su domicilio cumpliendo con una cuarentena de 14 días y este desacató la orden al salir de su vivienda.

Según las autoridades, el joven, de apellidos Zúñiga Zamora, estuvo en suelo mexicano como parte de sus labores como misionero.

“Zúñiga fue ubicado ayer (lunes) a la 1:26 p. m. Se encontraba en Guápiles de Pococí, Limón y, en razón de ello, fue detenido por las autoridades policiales y presentado al Ministerio Público, donde dieron apertura a una investigación”, explicó la Fiscalía mediante un comunicado de prensa.

Hasta ahora se desconoce si el hombre estuvo solo en el centro de Guápiles o también visitó otros lugares.

Trascendió que fueron varios vecinos los que alertaron a la Policía de la situación, ya que estaban al tanto que se le había pedido no salir de su casa.

Zúñiga permanecerá en arresto domiciliar al menos hasta el próximo 18 de abril, mientras se desarrolla la investigación en su contra dentro del expediente 20-000834-0048-PE.

Según el artículo 314 del Código Penal, el delito de desobediencia es castigado con una pena de prisión de seis meses a tres años.

“Se impondrá prisión de seis meses a tres años a quien no cumpla o no haga cumplir, en todos sus extremos, la orden impartida por un órgano jurisdiccional o por un funcionario público en el ejercicio de sus funciones, siempre que se haya comunicado personalmente, salvo si se trata de la propia detención”, precisa el artículo.

Medida para costarricenses y residentes

Desde el 18 de marzo todos los costarricenses y residentes que ingresen a Costa Rica provenientes de otras naciones son notificados por las autoridades migratorias de la obligación de permanecer en cuarentena por 14 días.

Esta es una de las medidas implementadas por el Gobierno para contener la propagación del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad covid-19.

El artículo 277 del Código Penal también establece que una persona que irrespete una medida sanitaria emitida para evitar la propagación de una epidemia, se expone a una pena de entre uno a tres años de prisión, o de multa de entre 50 a 200 días.