José Andrés Céspedes. 9 julio
El parto fue un éxito y la joven madre fue trasladada al hospital de Los Chiles luego del procedimiento. Foto: MSP
El parto fue un éxito y la joven madre fue trasladada al hospital de Los Chiles luego del procedimiento. Foto: MSP

Una joven de 17 años dio a luz en una escuela de Los Chiles, Alajuela, asistida por un grupo de ocho oficiales de la Fuerza Pública, según comunicó la noche de este jueves el Ministerio de Seguridad Pública.

El hecho sucedió en horas de la mañana, en un centro educativo que se había acondicionado para albergar a los cuerpos policiales que trabajan en las zonas fronterizas.

Los policías que se mantenían en servicio en la escuela El Bochinche, en Los Chiles, recibieron la alerta a las 6 a. m.

La joven madre apenas podía hablar y la única mujer policía presente fue la primera en abordarla: “Cuando recibimos la alerta, lo que pensé fue en preguntar si ya había ruptura de fuente, de inmediato me respondió que sí, entonces supe que era el momento de preparar todo para el nacimiento”, comentó la agente Karen Ovares.

Aunque no estaban preparados, todos los oficiales se repartieron funciones y acondicionaron uno de los pasillos del centro educativo para acomodar a la madre.

Otros corrieron por guantes, bolsas y lo que pudiera servir para las labores de parto.

Operador del 9-1-1 apoyó

Uno de los agentes fue el responsable de llamar al Sistema de Emergencias 9-1-1 para seguir paso a paso las instrucciones del operador.

“Realmente, los muchachos no sabían qué hacer, pero gracias a las instrucciones precisas de uno de los operadores del 9-1-1 permitió que hoy (jueves) una madre y su bebé estén unidas y a salvo”, destacó el comandante Cesar Anchía.

Mientras los uniformados hacían lo posible para que el nacimiento ocurriera con éxito, en otro escenario, pero en la misma escuela, policías efectuaban las coordinaciones para que una unidad de la Cruz Roja llegara lo más pronto posible.

La labor de parto duró menos de media hora, según precisó Seguridad Pública. Con muchos nervios, combinados con felicidad, los agentes aplaudieron la llegada de la criatura.

Con la bebé en brazos, los uniformados recibieron a los cruzrojistas que se encargaron del traslado de la joven madre y la niña al hospital de Los Chiles, para el seguimiento sanitario correspondiente.