Hugo Solano C., Carlos Hernández, corresponsal GN.   21 abril

El jefe de la Policía de Fronteras, Allan Obando, expresó que una llamada de auxilio por parte de vecinos de Crucitas de Cutris, San Carlos, amenazados por una turba de unos 300 oreros, motivó la intervención policial que terminó con un muerto, varios heridos y el puesto policial incendiado.

Parte del comando de la Policía quemado el viernes. Fotos: Carlos Hernández

Indicó que la alerta fue atendida primero por unos ocho policías que tuvieron que pedir refuerzos, porque al llegar encontraron la turba armada con machetes, palos, bombas molotov y hasta con armas de fuego.

Ver más!

La turba amenazaba a varios civiles, entre ellos siete niños, una mujer embarazada y una adulta mayor, dijo el jefe policial.

"En el tema de cuidar las intalaciones que se encontraban aquí y salvaguardar la vida de las personas, la turba se nos viene también encima a los compañeros de la Policía de Fronteras. Por un estado de necesidad hacemos uso del arma de reglamento, lamentablemente hay una persona fallecida", expresó.

Añadió que todos los policías que participaron en la acción y las armas usadas están a la orden del Ministerio Público para las investigaciones pertinentes.

Además de quemar instalaciones, destruyeron vidrios y paredes.. Foto: Carlos Hernández

A los coligalleros se les acusa de prenderle fuego a nueve de las 15 casas y otras edificaciones que tiene el campamento policial.

En el lugar quedaron escombros, así como vidrios quebrados y otros reventados por efecto del calor, lo mismo que paredes quebradas por piedras, a raíz del enfrentamiento.

En Crucitas y lugares vecinos, desde hace varios meses los vecinos han afrontado asaltos en algunos locales comerciales y en vías públicas, por lo que la tranquilidad de la zona se perdió con la llegada masiva de quienes entran y salen constantemente para sacar oro.

Quería mejorar su situación económica

El fallecido fue identificado por familiares como José Dolores González Sandoval, de 32 años y de origen nicaragüense.. Tenía 25 años de residir en Llano Verde de Pocosol y ocasionalmente se iba para donde su familia en el vecino país.

Era padre de dos niños de 14 y 11 años y vivía con una nicaragüense que reside con los niños en Chontales, Nicaragua.

Marcos Gutiérrez y Blanca González, parientes del fallecido, dijeron que la Policía se excedió. Foto: Carlos Hernández

El martes de esta semana, González ingresó a Crucitas a extraer oro, con la ilusión de mejorar su situación económica, según dijo su tía Blanca González.

La mujer dijo que la familia está muy dolida porque cree que la Policía se excedió.

Marcos Gutiérrez González, primo del fallecido, expresó indignación por la muerte de su pariente y dijo que otros coligalleros le contaron que la Policía llegó a provocarlos.

Esta segunda versión también será investigada por las autoridades.

Gutiérrez afirmó que primero hubo una refriega verbal y después los policías abrieron fuego.

Lo anterior habría obligado a los oreros a replegarse a la montaña y como a 600 metros al oeste del campamento principal, de lo que iba a ser el proyecto minero de Industrias Infinito, ahí cayó sin vida el nicaragüense.

La zona está devastada por la extracción ilegal del recurso natural costarricense. Foto: Carlos Hernández

Otras personas habrían resultado heridas de bala, una de ellas, de apellidos Santos Hurtado, fue atendida en el Hospital de San Carlos con un impacto en la espalda, Las otras, al parecer, solo sufrieron roces, pues no ameritaron hospitalización.

Este sábado en la tarde más de 27 patrullas, así como personal de la Sección de Vigilancia Aérea incursionaron en la zona para evitar más disturbios.

El refuerzo policial en la zona facilitó las labores al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y autoridades judiciales, que hasta la tarde de este sábado pudieron realizar el levantamiento del cuerpo.

Se estima que más de 1000 personas, en su mayoría nicaragüenses ilegales, participan en labores de extracción del metal en esa zona.

El Ministerio de Seguridad refuerza la zona para evitar enfrentamientos como el que anoche cobró la vida de un coligallero y dejó otros dos heridos. Fotos: Carlos Hernández.

La noche del viernes la Policía de Fronteras tuvo que pedir refuerzos e incluso hacer uso de las armas, sin embargo los destrozos en las instalaciones fueron enormes.

El Ministerio de Seguridad en conjunto con la Policía de Migración anunció a las 5 p.m. en conferencia de prensa que el Gobierno detendrá y deportará a los oreros ilegales en Crucitas. Además aplicará sanciones y multas a personas que faciliten las actividades al dar alojamiento o condiciones de trabajo a extranjeros en situación irregular.

Gisella Yockchen, directora de Migración y Extranjería, manifestó que la Policía de Migración ha hecho un abordaje de 1.428 personas que han sido identificadas, de las cuales a 730 se les ha aplicado el rechazo de acuerdo a lo que establece la ley.

"Se les puede aplicar el rechazo o la deportación; sin embargo se debe realizar un debido proceso. Cuando las personas están a un kilómetro cercano de la raya fronteriza se puede aplicar el rechazo", expresó Yockchen.

Por su parte Juan José Andrade, director general de la Fuerza Pública, manifestó que el informe que tienen actualizado es que ya hay 42 personas detenidas por la Policía de Fronteras, Migración y Fuerza Pública. Dos de estas tienen orden de captura por el delito de extracción de oro.

Añadió que en el último año se ha logrado aprehender a un total de 1.290 personas en ese lugar y se ha puesto a las órdenes de la Fiscalía un total de 180 personas por infracción al código de minería, tenencia de drogas, portación ilegal de armas e infracción a la ley de salud pública.

Además se han decomisado 53 palas, 47 baldes con material, 11 cayucos o pailas para limpiar el oro, cuatro estañones, 10 vehículos, 40 motos y 18 armas de fuego y tres armas blancas. Producto del enfrentamiento, ocho oficiales de la Fuerza Pública resultaron heridos, mientras que se estima que las instalaciones sufrieron daños en un 30%.

Desde semanas atrás la Policía, en conjunto con personal de Migración, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el OIJ y el Ministerio de Salud han realizado operativos para tratar de detener la devastación que genera la acción ilegal de los coligalleros en el área donde la empresa Industrias Infinito intentó montar hace algunos años una empresa para la extracción de oro.

Oficiales de la Policía de Migración dialogaban la mañana de este sábado en el sector de Coopevega, distrito de Cutris, San Carlos, donde anoche se registró un muerto por un enfrentamiento. Foto: Carlos Hernández.

De acuerdo con Mauricio Solís, subjefe de la Delegación del OIJ en Los Chiles, se confirmó la muerte de una persona que falleció de un balazo en la espalda.

Sobre un nicaragüense herido de bala, de apellidos Santos Hurtado, se informó que está fuera de peligro, luego de que fuera atendido en el Hospital San Carlos.

Los hechos ocurrieron en la zona de extracción, cerca de la casona edificada por Industrias Infinito.

La Cruz Roja confirmó que tiene cuatro ambulancias en el sector de Chamorro, a 10 kilómetros de Crucitas, por si se presentara alguna nueva emergencia.

Este sábado entre el sector de Coopevega y Crucitas, también habían varias patrullas a lo largo de la calle de lastre, humedecida por las lluvias que cayeron durante la mañana.