Hugo Solano C.. 29 abril
El mes de abril, que venía con un déficit de lluvias en Limón, cierra con aguaceros fuertes que desbordaron las alcantarillas este lunes en el centro. Foto: Raúl Cascante.
El mes de abril, que venía con un déficit de lluvias en Limón, cierra con aguaceros fuertes que desbordaron las alcantarillas este lunes en el centro. Foto: Raúl Cascante.

Los aguaceros caídos desde la noche del domingo en Limón hicieron que en la escuela del barrio La Colina unos 600 niños se quedaran sin recibir clases este lunes, porque la sede estaba inundada.

Lo mismo pasó con los alumnos de la escuela de Limoncito, que reciben clases en un galerón prestado, el cual se anegó.

“Yo me apersoné como de costumbre a abrir las aulas de la escuela y me las encontré totalmente inundadas. “El nivel del agua me llegaba casi a la cintura”, comentó Ana Badilla, quien funge como vigilante del centro educativo de La Colina.

Añadió que desde hace más de 20 años padecen esa situación cada vez que llueve fuerte.

“Se llena la quebrada Chocolate y se nos convierte esto en todo un calvario. La Municipalidad de Limón, como gobierno local, no nos busca un solución a esta problemática”, añadió Badilla.

Otros barrios como Envaco y Juan Pablo Segundo también fueron afectados por anegamientos. “A mi casa entró el agua y tuvimos que poner a salvo todos los enseres del hogar, para que no se me dañen”, indicó Ricardo Castro, vecino de barrio Envaco.

Sigifredo Pérez, jefe de operaciones de la Comisión Nacional de Emergencias, afirmó que en Pococí, Guácimo, Talamanca y Limón, las lluvias les obligan a tener listos a los comités regionales para cualquier eventualidad.

Tienen reportados como crecidos los ríos Chirripó, Bananito y el Yorkín, este último cerca del puente sobre el río Sixaola, pero de momento permanecen sin desbordar su cauce.

Lluvias seguirán en el Caribe

El faltante de lluvias que arrastraba el mes de abril en Limón, que era de un 75%, quedará prácticamente solventado por los fuertes aguaceros que van a persistir este martes e incluso hasta el miércoles.

Según Juan Diego Naranjo, del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), la aceleración del viento genera las precipitaciones en el litoral Caribe y la zona norte.

Como las lluvias no son constantes, sino que hay ratos en que dejan de caer, no se puede hablar de un temporal, pero los montos han sido de hasta 70 litros por metro cuadrado en periodos de doce horas, es decir aguaceros fuertes.

El promedio de lluvias acumuladas para el mes de abril en Limón es de 240 litros y se espera que con los aguaceros de este martes se alcance esa cantidad, pues hasta el mediodía del lunes iba por 160.

Lo anterior ha hecho que las alcantarillas del centro de Limón se saturen y con el paso vehicular se forman olas que entran a varios negocios y casas de la ciudad.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) dijo que no han tenido mayores incidentes ni movilización de personas, solo se atendió la caída de un árbol en la vía pública, en Corales.

Valle Central más fresco

En tanto, al Valle Central solo llegan algunas lloviznas que se quedan en las zonas montañosas.

Al estar soplando el viento, toda la región siente la disminución de las temperaturas máximas, que la semana anterior generaban bochorno. Por ejemplo, la semana pasada se registraron 28 grados en San José y este lunes fueron 24”, dijo el científico.

En Alajuela las temperaturas eran de 30 grados Celsius y esta semana registran 28.

Mientras tanto, en Guanacaste está más ventoso y sigue sin llover, con excepción de algunas precipitaciones en la península de Nicoya.

La zona sur del país tendrá aguaceros en las tardes porque ahí ya llegó la estación lluviosa.