Patricia Recio. 15 marzo
Mamut se quedaría al menos ocho años cuidado a los presidentes que pasen por Zapote. Foto: Asociación Canina Costarricense.
Mamut se quedaría al menos ocho años cuidado a los presidentes que pasen por Zapote. Foto: Asociación Canina Costarricense.

Luego de pasar seis meses de prueba, un pastor belga de año y medio se convirtió este viernes oficialmente en el guardián de la Casa Presidencial.

Se llama Mamut y viene del criadero Del Zamorano.

El perro fue donado al presidente Carlos Alvarado por la Federación Canina de Costa Rica y es experto en la detección de sustancias explosivos.

Su entrenamiento se realizó mediante la asociación de aromas, explicó Rubén Rodríguez, presidente de la Federación.

El can lleva seis meses de prueba en sus labores como guardián de Presidencia. Foto: Asociación Canina Costarricense.
El can lleva seis meses de prueba en sus labores como guardián de Presidencia. Foto: Asociación Canina Costarricense.

“Generamos una asociación entre ese aroma y un premio, en este caso a él lo que le gusta es jugar con una pelota, entonces cada vez que hace una detección, nosotros le damos una pelota y jugamos con él”, contó Rodríguez, entrenador de estos canes.

De acuerdo con el experto, el valor de Mamut es de unos ¢6 millones. Su papá es mexicano y su mamá europea, ambos especializados en este mismo tipo de labores.

El entrenador explicó que el premio favorito de Mamut es jugar con una pelota. Foto cortesía de Asociación Canina Costarricense.
El entrenador explicó que el premio favorito de Mamut es jugar con una pelota. Foto cortesía de Asociación Canina Costarricense.

Mamut no será exclusivo del presidente Alvarado, pues desde este viernes se convirtió en parte del equipo de guardia de la Casa Presidencial.

El tiempo que estos perros pueden estar operativos es de entre ocho y 12 años, por lo que en este caso al ser un ejemplar joven podrá cuidar al menos a dos presidentes más.