Carlos Láscarez S..   20 septiembre

Al menos siete sujetos armados y que portaban uniformes de la Fuerza Pública y de la Policía Municipal de San José, ingresaron la noche de este jueves a la residencia de un comerciante de origen árabe para sustraer sacos con joyas y otros artículos, confirmó la Policía Municipal de Escazú.

El atraco se registró a las 6:50 p. m. en calle Maynard en San Rafael de Escazú, luego de que los ladrones irrumpieron en la propiedad donde se encontraba su esposa y otra persona no identificada.

Sin embargo, cuando escapaban con el botín, el empresario llegó, por lo que se originó una balacera en la entrada de la casa.

Él viajaba junto a su guardaespaldas a bordo de un automóvil Porsche 911 Turbo modelo 2015 y se enfrentaron con los delincuentes, los cuales escaparon luego de saltar una tapia y caer en otra propiedad; otros salieron hacia un río y el resto en los carros en que habían llegado.

Producto de los balazos, el automóvil Porsche en que viajaba el esposo de la ofendida resultó impactado. Fotos de Diana Méndez

El automóvil tiene un valor de ¢108 millones y aparece inscrito a nombre de una arrendadora.

José Rodolfo Ibarra, vocero de la Policía Municipal de Escazú, manifestó que los individuos llegaron con el engaño de que iban a entregar una notificación en la vivienda, lo cual fue aprovechado para ingresar y reducir a la impotencia a dos personas.

“Una vez que la mujer abre el portón, ingresan e inmovilizan a las personas que estaban dentro. Mientras llenaban varios sacos con los artículos, llegó el esposo y es cuando se da un intercambio de disparos tanto dentro como fuera de la propiedad. Tres vehículos resultan impactados y una persona fue herida levemente. En el escape dejaron abandonado uno de los sacos”, manifestó Ibarra.

El asaltante que resultó herido es de apellido Castillo, de 30 años.

Ibarra añadió que gracias a la rápida acción de la Policía Municipal y la Fuerza Pública se logró el arresto del sospechoso, así como el decomiso de un vehículo y una motocicleta. Se conoció que en uno de los sacos quedó un fusil, el cual se desconoce si pertenece a los dueños de la casa o a los ladrones.

La familia es propietaria de una cadena de almacenes de ropa, calzado y electrodomésticos con sedes en todo el país.

“En una vivienda aledaña (por donde huyeron unos de los delincuentes) también se encontró una de las camisas de la Policía Municipal de San José que en apariencia portaba los sujetos que tocaron la puerta en un inicio. El que llegó fue el esposo de la víctima. Ella estuvo retenida al menos dos minutos, ya que en ese momento llegó su cónyuge”, explicó Ibarra.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se desplazaron al sitio para iniciar con las pesquisas y entrevistar a los ofendidos.