Eillyn Jiménez B.. 8 julio
De acuerdo con las autoridades, los uniformados incurrieron en actos de corrupción. Imagen con fines ilustrativos. Foto: Archivo/Jorge Navarro
De acuerdo con las autoridades, los uniformados incurrieron en actos de corrupción. Imagen con fines ilustrativos. Foto: Archivo/Jorge Navarro

El Ministerio de Justicia y Paz despidió, durante el 2018, a siete policías penitenciarios por introducir droga u objetos prohibidos a cárceles costarricenses.

Así lo reflejan datos de la Asesoría Jurídica revelados este lunes, durante la presentación del Anuario Estadístico del Instituto Costarricense de Drogas (ICD), que registró una disminución en incautaciones con respecto al 2017.

De acuerdo con las autoridades, los uniformados que incurrieron en actos de corrupción el año pasado fueron menos que en el 2017, cuando hubo 12, pero más que en el 2016, cuando la cifra cerró en seis.

El lugar en el que laboraban los oficiales no se divulgó, ya que el Ministerio explicó que al arrancar una investigación, regularmente, el sospechoso es movilizado a otro sitio para avanzar en las pesquisas.

“Hemos enfocado nuestros esfuerzos en dos vías principales: reforzar la seguridad a nivel estructural y aplicar una política de cero tolerancia a la corrupción, lo que sin duda genera un efecto disuasorio para quien pretenda introducir droga a un centro penal”, manifestó la ministra, Marcia González.

El director de la Policía Penitenciaria, Pablo Bertozzi, destacó la labor conjunta con otras entidades del sistema penitenciario para combatir el problema de consumo de droga en los centros penales y dijo sentirse satisfecho por el trabajo realizado en los últimos meses.

“El esfuerzo para generar una rotación importante de funcionarios, así como para denunciar y acusar penalmente a los funcionarios que hemos ido identificando, que están involucrados en temas relacionados con ingresos de droga a cárceles ha comenzado a dar resultado. Ahora nos sentimos muchísimo más confiados del trabajo que se realiza en los centros penales”, aseguró Bertozzi.

La cantidad de dinero que recibe un funcionario de Justicia por colaborar con los traficantes es variable, ya que depende del tipo de colaboración que brinde, comentó el jerarca policial.

(Video) Director de la Policía Penitenciaria habla sobre investigaciones a uniformados en cárceles

Tanto González como Bertozzi recalcaron las acciones implementadas para aumentar los controles como parte del éxito en la disminución de incautaciones, que según los datos estadísticos del ICD, pasaron de 4.416 en el 2017 a 3.848 el año anterior.

Justicia mencionó la construcción de mallas perimetrales en el Centro de Atención Integral (CAI) Puntarenas y Pococí, así como una remodelación en el Centro Juvenil Zurquí.

Por otra parte, en el CAI Jorge Arturo Montero, conocido como La Reforma, en San Rafael de Alajuela, comenzó a operar un escáner de personas y un sistema de videovigilancia.

“Esto no es una carrera en el tiempo para decomisar más droga, todo lo contrario, es desarrollar una serie de iniciativas y actividades para prevenir y disuadir el ingreso de droga a centros penales”, aseveró Bertozzi.

Guillermo Araya, director del ICD, destacó que dentro de prisión el valor de la droga aumenta al menos al doble, pero que el monto varía dependiendo de la oferta y demanda entre privados de libertad.

Información actualizada a las 5:31 p. m. con más datos.