Carlos Arguedas C.. 31 marzo
Oficiales de la Fuerza Pública cerraron la mañana de este martes un gimnasio ubicado en San Isidro de El General por incumplir las disposiciones sanitarias. Foto cortesía de MSP
Oficiales de la Fuerza Pública cerraron la mañana de este martes un gimnasio ubicado en San Isidro de El General por incumplir las disposiciones sanitarias. Foto cortesía de MSP

Una iglesia y un gimnasio fueron clausurados entre la noche del lunes y la madrugada de este martes por estar funcionando pese a la disposición del Ministerio de Salud de que deben suspenderse ese tipo actividades para frenar la pandemia por covid-19.

La acción la desarrollaron oficiales de la Fuerza Pública en barrio El Hoyón y en el centro de San Isidro de El General, en el cantón de Pérez Zeledón, en San José.

En el caso de la iglesia, se trata de una denominada Martillos de Guerra, ubicada en el Hoyón.

El director regional de la Fuerza Pública en Pérez Zeledón, Edwin Miranda, dijo que el lunes en la noche se recibió una alerta sobre una actividad religiosa que se realizaba en un inmueble y donde se daba la aglomeración de personas.

Agregó que al llegar los efectivos se encontraron que en una construcción había una pequeña puerta abierta, y adentro se observó a 13 personas reunidas realizando una grabación religiosa.

Asimismo, en dicho centro religioso también se estaba dando el uso de artefactos musicales a alto volumen.

Con esos hechos, los policías decidieron clausurar el lugar. Asimismo, identificaron al pastor y llevaron el caso ante la Fiscalía Adjunta de Pérez Zeledón.

La madrugada de este martes, la Fuerza Pública recibió otra alerta en el sentido de que en el centro de San Isidro de El General un gimnasio se mantenía abierto. Los oficiales verificaron la situación y también cerraron las instalaciones.

Cifras del Ministerio de Seguridad detallan que hasta el momento se han clausurado 164 locales por incumplir con las disposiciones de Salud debido a la emergencia con el nuevo coronavirus.