Hoy hace 50 años: Manifestantes la emprendieron contra ministro de Trabajo en marcha del 1.º de mayo

Texto original publicado por La Nación el 2 de mayo de 1971.

A las 2 p. m. de ayer se inició la manifestación de los trabajadores, que partió frente al Hospital de Niños, y con la cual se celebró una fecha más del Primero de Mayo día internacional del trabajo.

La manifestación fue ordenada excepto cuando un grupo la emprendió contra el ministro de Trabajo, licenciado Danilo Jiménez V., quien se encontraba en un sector cerca del Almacén Rilasa en la Avenida Central.

El grupo, que mostró hostilidad verbal contra el funcionario, le pidió que se apartara de la manifestación, lo cual se produjo frente al costado norte de la iglesia Catedral.

Entre los grupos que asistieron a dicha reunión pública se encontraban varios sindicatos, confederaciones y organizaciones obreras que vinieron de algunas zonas cercanas a San José.

A lo largo del trayecto, no se vio ningún guardia civil, excepto algunas radiopatrullas que se situaron a prudente distancia.

En otras noticias:

Solicitaron lote del Estado para construir casa comunal

Suscrita por dirigentes comunales de Barrio México, fue enviada una comunicación al señor presidente de la República, don José Figueres Ferrer, en que se le solicita el traspaso de un lote, propiedad del Estado.

Se trata de un terreno situado en calle 10, avenida 5, donde será construida la casa comunal y una biblioteca pública que consideran de suma necesidad.

Señalan los solicitantes que la población estudiantil mexicana es numerosa y, en cuanto a la biblioteca, ni la escuela ni el colegio pueden proporcionar este servicio.

Atentado contra embajada de Estados Unidos en París

Manifestantes arrojaron ayer bombas incendiarias contra la residencia del embajador de Estados Unidos en París, Arthur K. Watson, y tanques comunistas desfilaron pesadamente por las calles de Berlín Oriental, mientras millones de trabajadores europeos participaban en actos conmemorativos del Día del Trabajo.

Pero en la mayoría de los demás países del este y oeste de Europa, imperó en la conmemoración un ambiente festivo, con bailes folklóricos, cantos, desfiles civiles y un periodo de tres días de asueto para muchos.

En la capital francesa desfilaron unas 12.000 personas.