José Andrés Céspedes.   30 marzo
Foto: Archivo LN.

Dos fórmulas de cheques robadas a la señora María Amable Quirós de Coen, vecina de esta capital, fueron cambiadas por los ladrones en el banco que tenía la cuenta de esta señora.

El robo fue denunciado en la Dirección General de Detectives, porque los ladrones birlaron ¢60.000: cambiaron los dos cheques: cada uno por la suma de ¢30.000.

Las investigaciones, efectuadas en tiempo récord por el mayor Rosendo Herrera Badilla, subdirector general de detectives y por el agente especial Edwin Jiménez Pérez, produjeron la detención de una mujer de apellido Quesada.

Esta es la persona que con engaños se introdujo en casa de la ofendida el 9 de marzo, y robó las dos fórmulas de cheque.

Cuando los investigadores intervinieron, la mujer y un hombre de apellido Quirós habían cambiado los cheques mediante la falsificación de la firma de la señora, la cual no se parece en nada a la que el banco tiene registrada en sus archivos.

Los cheques fueron cambiados los días 10 y 11 de marzo; inmediatamente después de que los robaron.

El mayor Herrera y el agente Jiménez arrestaron a la sospechosa Quesada. Admitió los cargos y facilitó al decomiso de ¢30.000.

Posteriormente, a raíz de investigaciones efectuadas en el norte del país, se efectuó la detención de Quirós.

Enfrentado con su cómplice, terminó por admitir que dieron a guardar ¢15.000 a la administradora de un restaurante en esta ciudad, una mujer de apellido Fernández, quien fue también detenida en el acto.

En total la policía recuperó ¢45.000 de los ¢60.000 estafados al banco.

La dueña de la cuenta dice que es la institución la que tiene que pagar porque hubo descuido.

En otras noticias:

Bomba estalló anoche en el Parque Nacional

Al promediar las 11:05 p. m., hombres desconocidos hicieron estallar, con gran estruendo, una bomba en uno de los poyos del lado norte del Parque Nacional.

De inmediato las autoridades se apersonaron al lugar del suceso, así como un considerable número de taxis y curiosos, atraídos por la detonación que, seguramente, se escuchó a lo largo y ancho de la ciudad.

El ministro de Seguridad Pública, don Fernando Valverde de Vega, inspeccionó los daños que produjo el artefacto explosivo, poco después. Declaró a la prensa que, no obstante el ruido que la bomba causó, ésta era de poco poder.

Oficina de reforma agraria asaltada por campesinos

Campesinos descontentos se apoderaron ayer de las oficinas gubernamentales de la reforma agraria en cuatro ciudades de Chile.

El gobierno calificó la acción de provocación con instigación política.

Los campesinos ocuparon las oficinas de la Corporación de la Reforma Agraria (CORA), en las ciudades de Chillán, Tlalca y Temuco, en el sur, y Melipilla, a 60 kilómetros de Santiago.

El movimiento, según los dirigentes, tiene por objeto protestar por la demora del gobierno de entregarles sus títulos de propiedad de tierras. No hubo incidentes en las ocupaciones.